Sistemas

Álbumes musicales remixables


Dicen que el emprendimiento de Apple para su producto iPhone apunta hacia el futuro. Esto supone que a la gente le gustará modificar el modo en que los álbumes de música fueron mezclados. Si me preguntan a mí, seguramente querría intentarlo con algunas obras, como un divertimento momentáneo... sobre todo quisiera bajar el volumen de las canciones producidas a partir del año 2000, aproximadamente, cuando la guerra del volumen alto llegó a niveles desquiciados, arruinando las grabaciones realizadas en los estudios.

En el blog de Wired aseguran que el nuevo modo que encontrará la industria para que la gente se desespere por comprar canciones está en las aplicaciones de los iPhones. Los desarrolladores de software están produciendo toda clase de productos para interactuar con la música de manera innovadora, algo que no se podría hacer mediante lanzamientos tradicionales.

Por ejemplo, durante esta semana se vio una aplicación mezcladora de 10 pistas de audio lanzada junto con la música del artista electrónico Deadmau5.

Cualquier persona con un iPhone, más allá de su nivel de experiencia en el asunto, puede mezclar y remezclar todas las canciones del álbum. Se dice que este es el primer paso y que la compañía piensa lanzar muchos otros discos electrónicos de este modo.

La aplicación de Deadmau5 para iPhone cuesta 3 dólares en iTunes y nos permite cargar cualquiera de las 10 pistas cuantizadas en su motor de reproducción dual-track, el cual funciona como un sofware profesional para DJs pero siendo sencillo para casi cualquier persona.

Es así que podemos cambiar el tempo (BPM), controlar hasta 4 efectos (los cuales funcionan al mismo tiempo), ir directamente hacia el próximo motivo o volver al anterior, hacer loops de una frase, cross fade entre pistas, etc.

Tenemos que tener en cuenta que un álbum cuesta algo así como 18 dólares en CD... si pensamos que por 3 dólares obtenemos un álbum que puede ser remezclado parece una oferta muy jugosa.

Esta movida muestra además el modo en que el software se torna importante para la cultura en general: ya no se trata en tal caso de la música en sí, sino de lo que puede hacer un programa informático con la música y de lo que puede hacer una persona con ese programa para modificar la música.



Por Marcos el mes de febrero del 2009

Historias relacionadas

Volver al inicio