Sistemas

The Economist e IBM: sexta edición del ranking anual e-readiness


The Economist e IBM: sexta edición del ranking anual e-readiness

La edición 2005 del ranking de e-readiness, elaborado por la Unidad de Inteligencia de The Economist en colaboración con el IBM Institute for Business Value, refleja la creciente importancia de la banda ancha en el desarrollo digital de los países. Como resultado, los mercados que poseen un mayor desarrollo de banda ancha han registrado importantes aumentos en su puntaje con respecto a 2004, aunque sólo algunos han ascendido posiciones en la lista.

Desde el año 2000, la Unidad de Inteligencia de The Economist publica un ranking anual de e-readiness que contempla las economías más grandes del mundo. La e-readiness o “aptitud digital” de un país es una medición del ambiente de e-business, compuesto por un conjunto de factores que indican cuán favorable es un mercado las oportunidades basadas en las nuevas tecnologías. La metodología utilizada para elaborar el ranking tuvo grandes modificaciones en 2005: se reevaluaron muchos criterios (por ejemplo, el acceso a banda ancha y la penetración de los servicios móviles) y se agregaron nuevas métricas (tales como la innovación y la penetración de “hotspots” o ambientes equipados con tecnología inalámbrica en puntos de gran circulación, como aeropuertos, hoteles, etc.).

“Los rankings de e-readiness son muy dinámicos – comenta Sergio Lozinsky, Líder de Estrategia de IBM Business Consulting Services para América Latina. –El liderazgo requiere foco continuo, planeamiento estratégico e inversión, pero eso es tan sólo el comienzo. El mayor trabajo consiste en usar el liderazgo para combinar iniciativas públicas y privadas que se traduzcan en mejoras significativas para los ciudadanos, las empresas y el gobierno. Así se podrá alcanzar el retorno de estas inversiones.”

Principales conclusiones de la edición 2005 del Ranking Anual de e-Readiness:

Tendencias de mejores prácticas en América Latina.

Con la excepción de México (36º), todos los países latinoamericanos clasificados en el ranking perdieron posiciones este año. La brecha digital entre norte y sur tiene su origen en las mismas carencias que limitan el desarrollo económico general de América Latina: la inequidad de los ingresos, la falta de infraestructura y una base de conocimiento tecnológico aún incipiente.

Los países latinoamericanos están tratando de cerrar esa brecha por medio de un mayor gasto en tecnología y la puesta en marcha de políticas gubernamentales que promuevan un uso más difundido de la tecnología informática. Países como Chile (31º), México (36º) y Argentina (39º) están aumentando su proporción de usuarios de Internet y comunicaciones móviles a un ritmo muy acelerado. Sin embargo, sólo Chile tiene una penetración de banda ancha superior al 3%, en tanto que el promedio para Latinoamérica, al cierre de 2004, era inferior al 1%.

En América Latina, la conectividad de banda ancha sigue estando limitada por una serie de obstáculos en el desarrollo de las tecnologías de información y comunicaciones (TIC): entre otros, una deficiente infraestructura de telecomunicaciones, bajos índices de informatización, el acceso limitado al crédito, la falta de inversiones (públicas y privadas) y la inexistencia de una masa crítica de usuarios. Aunque las conexiones de banda ancha en Chile registraron un aumento del 51% en 2004, el costo del acceso sigue siendo alto en ese país y en toda la región. Según Pyramid Research, sólo el 4% de los hogares latinoamericanos tendrán conexión de banda ancha a fin de 2005.

Los gobiernos marcan la diferencia

Para desarrollar sus actividades de e-readiness y alcanzar mejores calificaciones en las próximas encuestas, los gobiernos latinoamericanos deben realizar una inversión directa para difundir el uso de la Internet entre la población de bajos ingresos, además de enfocarse a políticas relacionadas con:

- promover inversiones de iniciativa privada en infraestructura de comunicaciones, permitiendo un acceso masivo a Internet de banda ancha con un bajo costo mensual;

- promulgar leyes que generen confianza en la utilización de la Internet, como es el caso del Certificado Digital y de las Firmas Digitales;

- crear servicios electrónicos, ofrecidos por los portales de los gobiernos y de las empresas estatales, de modo de simplificar la vida a los ciudadanos, y aumentar su nivel de información.

Las políticas gubernamentales enfocadas a las TIC permitieron a México avanzar cuatro puestos en el ranking de este año. En el marco del proyecto e-México, el gobierno abrió 3.200 centros comunitarios con terminales de acceso público a Internet en todo el país. Una cantidad mayor de cibercafés, un mayor acceso a paquetes de financiamiento integrado (PC y acceso a Internet) y las agresivas ofertas de los proveedores de servicio relacionadas con la Internet prepaga son factores que contribuyeron al progreso de la conectividad. En otras esferas, los legisladores de la Argentina recientemente aprobaron leyes que buscan promover la industria local de software, prometiendo un ambiente tributario estable durante los próximos diez años. Un programa similar puesto en práctica en Uruguay exceptuó a los fabricantes de software de pagar el impuesto a las ganancias. El sistema de votación electrónica en Brasil se ha convertido en un benchmarking global, analizado y replicado por diversos países.

Europa domina. Los países de Europa Occidental ocupan siete de los diez primeros puestos en la lista de este año, de los cuales cuatro son para los nórdicos. Dinamarca (1º), Suecia (3º), Finlandia (6º) y Noruega (9º) siguen siendo los mejores en áreas clave de conectividad, tales como penetración de servicios móviles y uso de Internet. Los dos primeros también fijan la norma en materia de implementación de administración pública digital (e-government). El desarrollo de banda ancha también ayudó a Suiza a clasificarse en el cuarto puesto y a los Países Bajos a mantener el octavo lugar.

Los EEUU resurgen. Los EEUU recuperaron el segundo puesto después de haber retrocedido el año pasado. Este país no sólo ha experimentado un crecimiento en la adopción de banda ancha, sino que además sigue siendo líder mundial en seguridad de Internet y gasto en tecnologías de información y comunicaciones (TIC).

Hong Kong lidera en Asia Pacífico. Avanzando al sexto puesto, Hong Kong superó a Singapur (11º) como el líder asiático de la lista, gracias al desarrollo innovador de servicios de e-business, su marco jurídico y regulatorio, y sus avances en servicios móviles. Corea del Sur (18º) sigue siendo el mercado más desarrollado del mundo en acceso a banda ancha, pero la refinación de la metodología utilizada para confeccionar el ranking reveló debilidades en la protección de su ambiente de e-business, por ejemplo, en seguridad de Internet.

Los mercados emergentes ya cuentan con algunos elementos de e-readiness. Todos los componentes de una economía digital –infraestructura, seguridad, transparencia, innovación y habilidades- deben estar correctamente integrados para asegurar un adecuado ambiente de e-business. Estos componentes aún son deficitarios en la mayoría de los mercados emergentes, aunque algunos de ellos ya han logrado posicionarse entre los mejores del mundo. Los principales ejemplos son Estonia (26º), Eslovenia (27º) y la República Checa (29º) con su fuerte desarrollo de servicios de e-government. India (49º) y China (54º) siguen en la base del ranking, pero están realizando aportes cada vez mayores a la economía digital global, sobre una fuerte base de conocimiento de TIC (India) y un prodigioso sector de manufactura de TIC (China).



Por Sistemas el mes de mayo del 2005

Historias relacionadas

Volver al inicio