Sistemas

Definición de Correo electrónico


El correo electrónico (en inglés electronic mail o e-mail) es un término que se difundió a principios de los 90 para referirse a los mensajes enviados entre dos usuarios electrónicamente. Seguro que pensais que el correo electrónico nació con Internet, pero es más bien al revés: el correo electrónico existía antes que la red de redes, y de hecho su uso entre los pioneros de la informática permitió en gran medida la creación de la WWW. Algunos dicen incluso que el primer correo electrónico se envió con el telégrafo, y aunque rudimentario, es posible que asi fuese. Pero el concepto actual se refiere al envío de mensajes vía internet, entre dos cuentas de correo electrónico.

El sistema para el envío y recepción de un correo electrónico se basa en el mismo sistema que un correo ordinario. Se necesita un emisor (generalmente un PC, móvil...), un receptor (otro dispositivo electrónico que reciba el mensaje), un canal o medio (internet) y el propio mensaje. El problema principal de los mensajes electrónicos era que necesitaba que ambos ordenadores estuviesen a la vez conectados a internet, y eso no era siempre posible. Ahí fue donde entraron en juego empresas que actuaban de proveedores de servicios (hotmail, mixmail, gmail, yahoo... etc). Asi, contratando una cuenta de correo con ellos, tus mensajes se enviaban a internet y quedaban memorizados en sus servidores, listos para que cuando el destinatario accediese a su correo estuvieran disponibles para él esos mensajes. Se permitió así gracias a ellos que se pudiesen enviar mensajes a personas que no estén conectadas en ese momento, igualando y mejorando por fin el correo tradicional.

Además, para ayudar a la identificación de cada usuario, cada uno tiene una (o varias) direcciones propia, generalmente del tipo usuario.arroba.proveedor.extension, y que permite localizarlo individualmente como receptor de los mensajes en internet. No pueden existir dos direcciones iguales, y es por eso que muchas veces hay verdaderos quebraderos de cabeza para encontrar algún nombre libre en los servidores más usados. El acceso a esas cuentas de correo fué asegurado mediante una contraseña para evitar robos de información (la llegada del uso de protocolos seguros permitió el despegue definitivo de este medio entre empresas, que hasta entonces no se fiaban demasiado por ser un medio propenso a los hackeos).

Pero dejando la historia aparte, lo cierto es que en las últimas décadas el e-mail o correo electrónico ha desplazado en gran medida al correo ordinario. Los motivos son varios, pero principalmente la gran difusión de internet y de los proveedores antes mencionados de correo electrónico, además es instantáneo, tan seguro como el ordinario y muchísimo más rápido: no requiere grandes infraestructuras y no necesita soporte físico. Con el tiempo se le han incluido firmas electrónicas y otras muchas utilidades que incluso dan valor legal a los correos recibidos por soporte electrónico, y que claramente son el futuro para la mayor parte del planeta, salvando a los nostálgicos de las antiguas cartas o algunos sectores residuales. En la actualidad ni siquiera tienes que estar atado a un PC para enviarlo: los móviles, blackberrys, tablets... etc, te permiten enviarlo desde cualquier sitio desde el que te puedas conectar a internet, y eso actualmente incluye el 95% de las áreas habitadas del planeta.



Historias relacionadas

Volver al inicio