Sistemas

¿Qué pasa en América Latina con la TV digital?


Mucho se está diciendo sobre el futuro de la televisión digital, una especie de revolución mediática que no dejará ninguna región sin cubrir durante los próximos años. Pero no todo es tan así en América Latina. O por lo menos, su realidad está bastante más alejada de lo que sucede en los países más adelantados.

Hasta el momento, sólo tres de ellos han adaptado una de las normas estándares: Brasil, México y Uruguay. Cada uno de ellos adoptó una norma diferente (las tres estándares son la ISDB de Japón, la DVB de la Unión Europea y la ATSC de los Estados Unidos).

En cuanto a los demás Estados latinoamericanos, una parte está analizando cuál de los tres sistemas adoptará. Países como Perú, Colombia, Chile y Bolivia aseguran que durante el transcurso de este año habrán hecho su elección. Otros como Ecuador, República Dominicana y Paraguay están analizando el tema pero sin dar mayores datos.

Otro ejemplo es Argentina: hasta diciembre del año pasado, cuando aun estaba Néstor Kirchner como presidente, se estaban viendo cuáles eran las tres propuestas pero una vez que se produjo el cambio de mandatario no se avanzó nada más en el asunto.

Uno de los que sí dio un adelanto en cuanto a normas es Venezuela: allí están seguros de que no adoptarán el sistema norteamericano. El resto de los países ni siquiera se toma el tiempo para este debate, o por lo menos no dan información oficial al respecto.

Según prevén en Europa y en Estados Unidos, sólo en cuatro años se llevará a cabo el traspaso de la televisión basada en el sistema tradicional al digital (momento que se conoce como “apagón analógico”), por lo que los "dueños" de las normas están muy interesados en ver qué es lo que pasa en el mercado de América Latina, el que cuenta con más de 400 millones de personas.

Pero por lo que vemos, en esta región aún queda mucho por recorrer. Incluso en los países que sí se han adoptado, también hay bastante por andar. Por ejemplo en Brasil, recién en diciembre se comenzaron a hacer algunas transmisiones de prueba en San Pablo y sólo para señales fijas y no móviles. Así que a este paso, será bastanto difícil que sólo en cuatro años se pueda producir este "apagón analógico" a nivel internacional. Y en caso de producirse, los televidentes de América Latina no tendrán mucho para ver.



Por Analia el mes de febrero del 2008

Historias relacionadas

Volver al inicio