Sistemas

Hardware, software, ¡acción!


Hardware,

software, ¡acción!

Autora: D.I. Vianys Zamora Pimentel

Dirección de Marketing y Comunicación Copextel, GiGA, prestigiosa

revista de tecnología de Cuba amiga de MM.

Email: vianys@cmatriz.copextel.com.cu

Web: http://www.copextel.com.cu

-----------------------------

En el París de finales del Siglo XIX, el 28 de diciembre de 1895, los hermanos

Lumière abrían las puertas del primer cine teatro de todo el mundo para proyectar

la película: Salida de la fábrica Lumière en Lyon-Montplaisir. Con este hecho

comenzaría el desarrollo de una de las industrias más poderosas de todos los

tiempos: el cine.

Índice

de Contenidos del Informe

El Séptimo

Arte, como se le llamaría, logró acaparar la atención de

muchos, gracias a la magnificencia de presenciar a través de las imágenes

la más distante realidad. Además de la tecnología mecánica

que implica el rodar una cinta y el encanto cautivador que produce, algo que

ha atraído la atención, es la manera en que otros elementos se

le unen para recrear hechos y épocas inimaginables. Uno de los más

sensacionales son los efectos especiales que inicialmente se llamaron “trucos”,

pues son la mezcla de varias técnicas surgidas en la industria fílmica

con el propósito de cruzar la frontera entre la realidad y la fantasía.

Estos artificios que se utilizan para dar apariencia de realidad a ciertas escenas,

se han convertido en una actividad especializada dentro de esta poderosa industria

y se ha desarrollado a la par de los avances tecnológicos.

Georges

Mélies, con títulos de gran importancia y maravilla como: A la

conquista del Polo, Viaje a la Luna y El hombre con cabeza de caucho, entrarían

por la puerta grande en la historia del cine, como uno de los más grandes

precursores de los efectos especiales. En un primer momento muchos productores

y directores centraron su trabajo en este fascinante recurso y llegaron, incluso,

incluso a crear un subgénero.



Por Sistemas el mes de mayo del 2005

Historias relacionadas

Volver al inicio