Sistemas

Un código de conducta para empleados de IBM


Muchos de los empleados de IBM -como también de otras empresas- utilizan las sociedades virtuales como SecondLife, tanto por cuestiones personales como para llevar adelante acciones relacionadas con el ámbito laboral (reuniones con clientes, socios, etc.).

Por eso es que la gigante tecnológica tomó la decisión de crear un código de conducta para todos los integrantes de su staff que participen de estos mundos virtuales. Su objetivo fundamental -según ellos mismos establecieron- es mantener su imagen corporativa y además, que no se escape ningún “secreto de sus productos”.

Por supuesto que sitios como SecondLife están causando furor entre los usuarios, los que desfilan por millones a través del portal. Y esta es una realidad de la que quieren participar todos. Recordemos igualmente que algunas de las empresas se habían desanimado porque invertían en publicidad que finalmente no era retribuida por la escasez de ventas que conseguían allí.

Pero esto no significa que no quieran seguir participando de alguna manera. Y para hacerlo de la manera más conveniente para ellos, IBM ya dio algunas pautas, como por ejemplo “ser especialmente sensibles con la conveniencia de su avatar o apariencia personal cuando estén sosteniendo reuniones con clientes de IBM o llevando a cabo negocios en representación de la compañía”.

En estos días van a presentar su código completo, el que esperan que sea utilizado como ejemplo por otras empresas. Como se puede ver, este mundo virtual ya está siendo utilizado por todos y para todo: políticos, empresarios, todo cabe. Esperemos que no termine asfixiando a los usuarios que sólo llegan al portal para divertirse a través de un mundo en el que ellos puedan crear una propia vida como no pueden hacerlo en la real.

Más información:

http://www.weblog.com.ar/2007/07/26/ibm-publica-codigo-de-conducta-para-los-empleados-que-usan-second-life/

http://www.ibm.com/es/es/



Por Analia el mes de julio del 2007

Historias relacionadas

Volver al inicio