Sistemas

Recargando las baterías mediante la ropa


No debería sorprendernos ya que a menudo informamos sobre dispositivos que recargan baterías mediante pequeños ventiladores, o ingeniosos sistemas adheridos a una rodillera, por ejemplo. Esta vez le toca al turno a las remeras (tal como se las llama en Argentina) o también llamadas camisetas, o a la ropa en general.

Así, un dispositivo portátil como por ejemplo el reproductor de música iPod, o un celular podría ser recargado de esta manera. Son tejidos que generan electricidad al ser estirados, friccionados o movidos por el viento. Está trabajando en ello un conjunto de científicos del Instituto de Tecnología de Georgia, en EEUU.

La noticia salió publicada en la revista Nature, el estudio se basa en un descubrimiento llamado efecto "piezoeléctrico", que si bien se conocía desde el sigo XIX, recién ahora se comenzó a pensar en utilizarlo para producir energía renovable no contaminante.

Los japoneses son conocidos por reutilizar todo, por ejemplo ahora están investigando esta forma de crear energía viendo cómo se puede aprovechar las pisadas de millones de pasajeros sobre las alfombras de los ferrocarriles.

Volviendo a Georgia, se informa cómo funcionaría básicamente un dispositivo de este estilo: se cubren fibras de tejido con nanocables (cables muy pequeños) compuestos de óxido de zinc, 1800 veces más finos que un pelo humano, luego se alternan las fibras con otras fibras que han sido recubiertas de oro. Al friccionarse unas contra otras generan cargas piezoelécticas que son trasladadas al un circuito mediante las fibras cubiertas de oro.

Se podrían producir 80 miliwatios utilizando un metro cuadrado de este material, según lo afirma el equipo de científicos liderado por el profesor Zhong Lin Wang. Esta cantidad de miliwatios es suficiente como para recargar un reproductor MP3 u otro aparato pequeño.

Una buena noticia: la ropa no será más pesada que las prendas actuales, y otra buena noticia: no necesitaremos hacer nada en especial para que produzca electricidad, simplemente llevarla encima. Se estima que harán falta varios años de desarrollo para poder ver estos inventos en el mercado: cinco años o más.



Por Marcos el mes de febrero del 2008

Historias relacionadas

Volver al inicio