Sistemas

Durísima crítica en diario Perfil por la "impostura tecnológica" de Kirchner


No es poca cosa: uno de los principales diarios argentinos dice que la Presidenta Kirchner mantiene una actitud de impostura en materia de tecnología informática.

Concretamente el periodista Pablo Mancini informa que se pidió la renuncia de dos funcionarios fundamentales en la informatización de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), los cuales estaban implementando estándares abiertos, una política contraria al monopolio Microsoft.

Mancini opina que para el "ambiente tecnológico" del país, la AFIP es el ejemplo a seguir en materia de software en el Estado argentino. ¿Por qué? La situación estaba siendo mejorada: mientras los programas brindados por la AFIP funcionaban sólo bajo algunas versiones de Microsoft Windows (y nunca bajo otros sistemas operativos de otros proveedores, como por ejemplo GNU/Linux, BSD, etc.), dos funcionarios estaban intentando que eso cambiara. Fueron despedidos.

Se trata de José Carllinni, coordinador del Foro de Responsables Informáticos de la Administración Pública Nacional, y Carlos Achiary, director de la Oficina Nacional de Tecnología Informática (ONTI).

Según las fuentes del diario Perfil, existieron presiones por parte de la empresa norteamericana Microsoft para que Carllinni y Achiary  dejaran de "molestar", estas presiones habrían llegado a la oficina de Alberto Fernández, quien desbordado por la lucha política de los empresarios del campo habría hecho caso al pedido de la empresa de Redmond.

Es decir que la reforma independentista que estaba viviendo la AFIP se terminó, al menos por un tiempo los contribuyentes seguirán atados a lo que Microsoft decida.

Una vez más, como en el caso de la Educación, la empresa estadounidense demuestra que siendo la principal proveedora de software del Estado tiene poder suficiente como para decidir quién se queda y quién sale, y cómo interactúan los ciudadanos con los servicios informáticos que son de todos... ¿o no lo son? Lógicamente no lo son, primero porque dentro del marco del sistema capitalista en el que vivimos un pequeño grupo adinerado controla los poderes del estado y las empresas, segundo (y esto se puede cambiar más fácilmente), porque el software es privativo y así no nos permite estudiarlo, modificarlo, adaptarlo y copiarlo libremente, lo cual produciría un aporte social y un mayor control de (y acceso a) la gestión pública por parte de los ciudadanos.

¿Pero por qué Pablo Mancini habla de impostura del Gobierno Kirchner? Porque la Presidenta saca a relucir frecuentemente la tasa de natalidad de empresas locales de software, mientras que en realidad el país retrocedió 11 puestos en el ranking de desarrollo tecnológico según el "Informe Global de Tecnologías de la Información" del Foro Económico Mundial. Este Foro piensa que el Gobierno le da una "escasa atención" a la informática dentro de su Agenda.

Otro apunte para anotar: el periodista de Perfil señala que el plan digital de Cristina Fernández de Kirchner está dejando de ser una incógnita, para convertirse en un conjunto de falsos anuncios y errores.

A todo esto, el miércoles 16 de abril a las 10hs en la Casa de Gobierno de la Pcia. de Bs. As. (calle 6 e/51 y 53) Daniel Scioli presentará el Plan de Acción 2008-2011 del "Foro SSI", dentro del marco de la llamada "Agenda Digital"... ¿existirá realmente algo así, o será sólo una frase vacía?

Lo que sí sabemos que existe es una gran influencia de Microsoft en las decisiones estatales, basta con saber que los docentes (que luego trabajan en las escuelas primarias, medias y terciarias) se entrenan mediante sus planes educativos (Alianza por la Educación). Es lógico que Scioli anuncie desde Estados Unidos, y en una reunión con Bill Gates, que informatizará 9000 escuelas en la Provincia.

Luego del despido de los dos funcionarios que estaban molestando a Microsoft, la política del partido gobernante queda cada vez más al descubierno.

De esta manera no hay posibilidad de lograr independencia tecnológica alguna. Quienes sí están pensando (y actuando) en esos términos soberanos son Ecuador, Brasil o Venezuela, tal como hemos informado aquí en varias oportunidades.

De palabra, los Kirchner son latinoamericanistas, en los hechos siguen atados a la política norteamericana, al menos en materia informática, algo crucial en la era en que vivimos.



Por Marcos el mes de abril del 2008

Historias relacionadas

Volver al inicio