Sistemas

Google es penalizado por la justicia francesa


Se trata de un caso controvertido que sienta precedente: una persona identificada con el nombre de Angela Brozzi sacó dos cuentas para crear blogs, una en los servicios de Microsoft llamados Spaces, y otra en Blogger, perteneciente a Google. Esta mujer aparentemente simulaba ser una fotógrafa que trabajaba para la empresa Benetton, farsa que lograba al publicar en tales blogs catálogos de 2006 y 2007.

Al entrar en conocimiento del hecho, la firma de moda se contacta con Microsoft y Google para solicitarles el cierre de los sitios web, pero sólo la empresa de Bill Gates respondió a la solicitud, Google se negó: optó por pensar que no era responsable del contenido, y se limitó a dar la IP de la usuaria.

Al no conseguir una respuesta positiva por parte del gran buscador de Internet, Benetton recurre a los tribunales fraceses acusando a Google de usurpar su marca, tiene suerte y obtiene como resultado el bloqueo del blog y además una indemnización por 30.000 euros.

Entre tanto, Google recurre la sentencia alegando que no es responsable de los contenidos que se publican en sus sitios, dado que es solamente un hosting, un anfitrión. Otros detalles interesantes del caso tienen que ver con que la ley francesa obliga a retirar contenido ilegal, pero según Google la misma no se refiere a ataques contra la llamada propiedad intelectual; por otro lado, la dirección de Internet (IP) del autor fue entregada a la justicia, con lo cual es cierto que la negativa a colaborar para identificar al responsable no existió.

Para el tribunal de apelación de la ciudad parisina, Google debería haber entregado, además de la dirección de IP, los datos que la persona suministró durante el registro de la cuenta, sumado a esto opinó que no se actuó lo suficientemente rápido.

Este tipo de sentencias podrían ponen en riesgo el negocio de alojamiento de sitios web, tal como piensa el jurista Lionel Thoumyre; hasta ahora por "ilegal" se había entendido a cuestiones relacionadas con hechos criminales o pornografía, con esta sentencia el concepto se torna más amplio, por lo cual las empresas que hospedan sitios en Internet deberían responder quizá a un sinfín de acusaciones por falsificación de marca y de obras protegidas por el derecho de autor.



Por Marcos el mes de diciembre del 2007

Historias relacionadas

Volver al inicio