Sistemas

China refuerza su independencia tecnológica: Office y GNU/Linux en tibetano


El lenguaje tibetano es hablado en provincias como por ejemplo Qinghai, Yunnan o Gansu, empleando para su escritura un alfabeto simplificado de 30 caracteres, por lo cual es mucho más sencillo que el mandarín. China ha producido una versión de un paquete informático en lenguaje tibetano, y ahora se dispone a desarrollar su propio sistema operativo GNU/Linux en esta misma lengua.

Sucede que seis millones de personas hablan el lenguaje tibetano en el oeste del país, por lo cual la Universidad del Tíbet, ubicada en Lhasa, junto a la compañía CSCC (siglas del país asiático Standard Software Corporation) han creado un software llamado Neo-shine Tibet Office. De este modo esperan competir con el Office de la empresa estadounidense Microsoft y acerca a los tibetanos al uso de la tecnología informática.

Los desarrolladores han declarado que Neo-shine Tibet Office podría traducirse al lenguaje chino, con lo cual se abre un mundo de posibilidades. En cuanto a los detalles sobre los componentes de este paquete, son los de esperar: procesadores de textos al estilo de MS Word, bases de datos y gráficos al estilo Excel, presentaciones al estilo PowerPoint; pero como ventaja se ha informado que no requieren la instalación de plugins o programas auxiliares.

El Office de Microsoft es ampliamente utilizado en varias regiones de habla tibetana: en un principio, Neo-shine Tibet Office será instalado en las escuelas de Lhasa, reemplazando al paquete ofimático de Bill Gates.

A su vez, se aprovechó el momento para anunciar desde el Ministerio de Industria de la Información de China la aparición durante 2008 del primer GNU/Linux (http://www.linux.org) en lenguaje tibetano, otros 11 productos informáticos adaptados a tal idioma y el desarrollo de software pensado para otras minorías étnicas que habitan el país asiático tales como los mongoles, que aún utilizan la escritura original, o los turcomanos que emplean el lenguaje “uigur”.



Por Marcos el mes de enero del 2008

Historias relacionadas

Volver al inicio