Sistemas

Europa: no se criminalizará el intercambio de archivos en redes P2P


Los usuarios de programas de intercambio de archivos mediante internet como por ejemplo eMule, aMule, BitTorret, etc., no serán tratados como delincuentes gracias a que diputados europeos votaron en contra de considerar delito este tipo de acciones culturales que hacen a la divulgación de software, música, películas, textos, etc.

La votación ocurrió el pasado 10 de abril y fue muy reñida, en ella estaba en juego la posibilidad de prohibir el acceso a la red de redes a quienes no cumplieran con las (retrógradas) leyes de derechos de autor.

Existe una propuesta promovida por el país francés con el nombre "Informe Bono sobre la Industria Cultural" que es considerada por muchos como una medida desmesurada en pos de proteger los derechos de autor. Concretamente 314 diputados europeos votaron a favor de introducir enmiendas en tal propuesta, frente a 297 que votaron en contra de las mismas.

La intención, según la diputada Malene Folke, es equilibrar la situación entre los tenedores de derechos de autor y los usuarios de las obras, ella piensa que una medida tan drástica como la prohibición del uso de Internet no ayudaría en nada y debe ser descartada.

En Francia, se está intentando introducir un plan por el cual aquellos usuarios que reciban 3 avisos por utilizar redes P2P sean expulsados de la red, y siendo que este país será presidente en la Unión Europea durante la segunda mitad de 2008, algunos ya temen que intente imponer al resto tales ideas represivas.

Para la IFPI (International Federation of the Phonographic Industry) la votación reciente resuelve descartar ciertas opciones antes de que se produzca una verdadera discusión. ¿Pero cuando se produciría ese "verdadero debate", cuando las personas fueras expulsadas concretamente del uso de la red?

Del otro lado, tenemos organizaciones como la ORG (Open Rights Group) que piensan que tratar de delincuentes a personas que desean descargar algún archivo para consumo personal es exagerado y no es eficiente.

Pero, a decir verdad ¿qué sería eficiente en este plano? Dejo la respuesta a los lectores.

Por mi parte, debo informar que si en Argentina no hubiera existido la fotocopiadora, y los docentes y estudiantes no hubieran violado sistemáticamente las leyes de derechos de autor, no tendríamos educación pública ni Coros: imagínense que un coro de 40 personas que canta canciones de varios autores debe repartir las obras entre los coreutas, y ¡no puede exigir comprar un libro [que además ya no se consigue] por cada obra que va a realizar!. En las universidades públicas, en la UBA o en la UNLP u otras tantas respetadas internacionalmente, se recurre a la fotocopia de modo masivo como una de las únicas formas de alcanzar el conocimiento: en varias carreras, como es el caso de Sociología y otras, se leen capítulos de centenares de libros, por lo cual sería imposible que el estudiante pudiera comprarlos, tampoco los docentes podrían, y tampoco darían a basto las bibliotecas públicas.

Las leyes de derechos de autor van en la actualidad a contramano de la cultura y de la época, deberían ser renovadas o suprimidas.



Por Marcos el mes de abril del 2008

Historias relacionadas

Volver al inicio