Sistemas

Cómo evitar el secuestro de archivos


Una imagen que ejemplifica muy bien lo que es el secuestro de archivos. Por Kaspersky Lab, empresa especialista en seguridad informática

Una imagen que ejemplifica muy bien lo que es el secuestro de archivos. Por Kaspersky Lab, empresa especialista en seguridad informática

Una práctica cada día más extendida entre los cibercriminales es el secuestro de archivos. Esto se hace a través de un malware (virus, troyano,...) que se infiltra en la computadora de la víctima y encripta los ficheros de usuario, impidiendo cualquier acceso a ellos con la excepción que se conozca la clave para desencriptarlos.

Por esta clave, obviamente, los criminales piden un pago, y han llegado hasta tal nivel de refinamiento que en algunos casos incluso ponen a disposición de las víctimas verdaderas hotline[CURSIVA] telefónicas a través de las cuales es posible asesorarse sobre como pagar la cantidad reclamada por los secuestradores.

Refinamiento o cinismo, claro, siempre del punto de vista desde el cual se mire.

La cuestión es que esta es una práctica que va al alza, y por ello hoy quiero darles unos cuantos consejos para que puedan evitar caer víctimas de ella.

En primer lugar uno de carácter general: mantenerse al día en cuanto a las actualizaciones del sistema. Muchas veces, la entrada de malware en nuestras computadoras se realiza utilizando agujeros de seguridad sobradamente conocidos tanto por los malhechores como por los profesionales dedicados a la seguridad informática, así como por quienes crean los sistemas operativos.

Siguiendo con los consejos de carácter general, también recomendar disponer de algún programa de seguridad, como un antivirus.

Las amenazas de este tipo acostumbran a llegar vía correo electrónico, con la cual cosa deberemos ir con cuidado con los mensajes en los cuales se nos aconseja realizar algún tipo de acción, provengan de amigos y conocidos o de perfectos desconocidos.

Un ejemplo de malware que secuestra archivos, además, con engaño (haciéndose pasar por el FBI)

Un ejemplo de malware que secuestra archivos, además, con engaño (haciéndose pasar por el FBI)

Tanto sea seguir enlaces que nos envían en los mensajes, como descargar y ejecutar ficheros adjuntos, debemos tomar las máximas precauciones y actuar con lógica. Así, si quien nos manda el mensaje es alguien conocido nuestro, siempre podemos echar mano del teléfono para preguntarle de viva voz si nos ha mandado aquello. Y, si no lo ha hecho, ya sabemos con quienes nos las estamos jugando.

Si nos secuestran los archivos, lo mejor es desactivar el problema de raíz disponiendo de copia de seguridad de estos. Lo recomendable es disponer de dos copias de seguridad, y que estas estén físicamente alejadas del ordenador, ya por sistema y no por esta problemática en concreto.

Si nos encontramos ante la tesitura de que, finalmente, nos han secuestrado los archivos, lo mejor es acudir a un servicio especializado y denunciar el caso a la policía.

No obstante, desengañémonos: actualmente, y con un buen sistema de cifrado, es muy difícil por no decir imposible, que alguien pueda desencriptar los ficheros sin disponer de la clave de acceso a ellos.

Eso sí, una vez hayan quedado liberados, lo suyo será realizar copias de seguridad y asegurarnos que estas se encuentran limpias de cualquier patógeno informático, ya que ello significaría que más adelante pueden volver a extorsionarnos, una circunstancia que no queremos en absoluto.

Y para asegurarnos, el mejor consejo es no solamente pasarles un antivirus a los ficheros liberados, si no contratar a un profesional de la seguridad informática para que los revise.

Pero siempre tengamos presente que la mejor forma de combatir estos problemas es evitándolos con una actitud previsora.



Por Guillem el mes de mayo del 2015

Historias relacionadas

Volver al inicio