Sistemas

Los grandes libreros de Estados Unidos protegen sus intereses


Las tres principales editoriales que abastecen libros de texto al sector educativo norteamericano (Pearson, Cengage Learning, y Macmillan Higher Education) han presentado una demanda conjunta contra Boundless Learnings por robo de propiedad intelectual.

Boundless produce y distribuye libros de texto en formato electrónico que se presentan como alternativa a los ejemplares de las editoriales anteriormente citadas, y cuyos contenidos se construyen a partir de textos e imágenes disponibles en Internet bajo formato Creative Commons.

Esto, a priori, no parece constituir ningún obstáculo, puesto que las licencias Creative Commons permiten, precisamente, la copia y redistribución, pero es que los libros de Boundless mimetizan el esquema seguido por los libros de las editoriales, y no estamos hablando solamente del índice de materias, si no que copia punto por punto la forma, solamente cambiando los textos y las imágenes.

Para ilustrar esta 'excesiva' semejanza, los abogados de Pearson, Cengage Learning, y Macmillan Higher Education presentan un claro ejemplo: para ilustrar las dos primeras leyes de la termodinámica en el volumen de biología de una de estas editoriales, aparecen unas imágenes de un oso corriendo y otro pescando. Las mismas imágenes no aparecen en el libro de Boundless pero sí ilustran el artículo otras fotografías cuyo contenido es idéntico (un oso corriendo y otro pescando) tomadas de la Wikipedia bajo licencia libre.

En esta mimetización de los esquemas se basa la demanda de los grandes libreros estadounidenses que, a su vez, ya han sido objeto de una acusación popular en Internet: intentar librarse de una competencia legítima ejerciendo todo el peso legal que les permiten unos recursos económicos conseguidos a base de inflar artificialmente los precios de los libros de texto para enseñanza.



Por Guillem el mes de abril del 2012

Historias relacionadas

Volver al inicio