Sistemas

Definición de Inalámbrico (wireless)


El término inalámbrico, que en inglés se asimila a wireless, se refiere, como su nombre indica, a aquello que no usa cables. En concreto, en el campo de la tecnología y de la informática, decimos que una tecnología o aparato son inalámbricos cuando permiten la transmisión de información sin el uso de cables.

En sí la tecnología se basa en emitir la información por el aire mediante ondas de una frecuencia determinada. Y aunque os pueda parecer muy novedoso y lo wireless esté de moda en la actualidad, es ya una tecnología antigua. Y si no paraos un momento a pensar cuantos de los aparatos que teneis alrededor funcionan con este tipo de tecnología: empezando por el propio televisor, la radio, el mando del garaje, el mando del DvD y de la TV, el teléfono móvil, el GPS... etc, etc.

En general, se basa en los mismos parámetros usados para cualquier mensaje. Así, tendremos en primer lugar un modulador, que transforma la información en ondas (las modula, les dá forma, de ahí por ejemplo las siglas de Frecuencia Modulada, FM, de las radios), un emisor, que las emite al aire, y un demodulador y un receptor, que recogen la información de las ondas y la transforman en algo usable por los aparatos electrónicos, que así reciben la información. Tenemos así todos los elementos de un mensaje original, siguiendo el mismo proceso que cuando hablamos con otra persona.

Una cosa importante es que cada aparato emite en una determinada frecuencia de onda, si el receptor no está recibiendo en la misma frecuencia, el mensaje se entenderá que no va dirigido a él y por tanto será ignorado. Lo mismo pasa cuando por ejemplo una persona habla en español con un chino y ninguno de los dos sabe el idioma del otro. Pueden hablar entre ellos, y el mensaje estará ahí, pero no puede ser traducido e interpretado por ninguno de ellos.

El gran problema de estas tecnologías es sin duda el alcance, lo que comunmente se llama cobertura. Las ondas chocan contra los elementos sólidos, se distorsionan en la atmósfera con el aire, rebotan, se mezclan... cuando no sintonizamos bien una radio es porque las ondas no nos llegan en buen estado, bien porque la antena emisora está muy lejos o porque estamos en un sitio inaccesible para las ondas. En principio con una radio no hay problema, puesto que simplemente escucharíamos entrecortado, pero para campos como la informática esas distorsiones en las que un cambio de 0 a 1 puede cambiar todo el sentido de una información, la fiabilidad de las ondas se hace crucial. Es por eso que los modems (modem viene de modulador/demodulador, por cierto) Wi-Fi emiten a una frecuencia muy alta, pero tienen poco alcance. Mucho más tienen los satélites, si bien emiten mucha menos información, al menos hasta el momento.

El concepto y el proceso como veis es muy sencillo en su idea, aunque lo hayamos simplificado bastante, si bien la tecnología que hay detrás no lo es tanto. Los últimos años han asistido a una revolución en el campo de la tecnología inalámbrica debido a su generalización en campos como el del posicionamiento (GPS), gracias a los satélites, y a otras tecnologías como la Wi-Fi, que permite trasmitir cantidades enormes de información en muy poco tiempo debido a la alta frecuencia a la que transmite. Todo ello parece que encamina a los aparatos wireless a ser el futuro de las comunicaciones y quizás de la sociedad actual.



Historias relacionadas

Volver al inicio