Sistemas

Microsoft pone pie en el terreno de los tablets


La compañía de Redmond se atreve con la fabricación y comercialización del gádget de moda, el tablet, aunque en mi opinión va un poco más allá de la definición que se da habitualmente de tablet para entrar de lleno a ofrecer un PC.

Y esto porque, además de la versión de arquitectura ARM con procesador nVIDIA de Surface, el consumidor va a disponer de otra en versión x86 con un chip Core i5 de Intel, el mismo que equipa a las computadoras desktop (sobremesas o portátiles) de gama intermedia en lo que a potencia se refiere, y que montará Windows 8 Pro (el otro utilizará Windows RT).

Una pantalla Gorilla Glass 2.0 de 10,6" lo convierte en una tableta de dimensiones considerables, aunque sea pequeña para un portátil convencional, quedándose entre la categoría de netbook y ultrabook.

Pero, sin duda, lo que más diferencia a este de los demás tablets son dos cosas: el puerto USB 2.0 y la funda con teclado y trackpad incorporado. Es, gracias a esta última, que el Surface puede convertirse en todo un cómodo portátil, como podemos apreciar en las imágenes.

Pero ¿qué consecuencias puede comportar la entrada de Microsoft en el terreno de los tablets como fabricante? Son difíciles de concretar, pero en primer lugar podría enumerar la de molestar a los demás fabricantes de tablets y computadoras Windows.

La compañía de Redmond busca reforzar su posición en el mercado, pero con este movimiento puede debilitarla sensiblemente al enfrentarse comercialmente con fabricantes como Dell o HP, que han apostado por su plataforma desde hace mucho tiempo, y para quienes Windows 8/RT no debería ser una excepción. A lo mejor la actitud de Steve Ballmer y los suyos les acaba distanciando...



Por Guillem el mes de junio del 2012

Historias relacionadas

Volver al inicio