Sistemas

Palm quiere consolidar el WebOS: primer paso, Pixi


palm_pixi_1

Se presentó con el excelente Palm Pre e inmediatamente se ganó el favor unánime del público y los especialistas. Se trata de WebOS, la apuesta de Palm para resurgir, cual Ave Fénix, de las cenizas del ya abandonado Palm OS adaptándose a los nuevos tiempos, las nuevas tecnologías y las nuevas demandas del mercado.

Un sólo ejemplar de teléfono de una sola compañía, evidentemente, no da seguridad sobre la continuidad futura de una plataforma, incluso si tras de ella nos encontramos con una empresa tan grande como es Palm Inc. El problema es también que desde hace un tiempo, Palm es licenciataria de Windows para sus smartphones, lo que puede hacer dudar a cualquiera incluso sobre si la misma compañía confía plenamente en la nueva plataforma que ha creado.

Y aquí está el Pixi para demostrar que Palm se vuelca completamente en su nueva plataforma y en su idea de negocio, un smartphone con teclado QWERTY frontal completo, lo que le hace asemejarse a las BlackBerry clásicas y al Nokia E71 entre otros muchos modelos de smartphone dirigidos al profesional.

Las características técnicas del nuevo aparato son lo de menos, ya que integra lo que todos los teléfonos parecidos ofrecen hoy en día: pantalla de 2,6” y 320x400, compatibilidad con Exchange, correo en tiempo real, servicio de mensajería instantánea multi-protocolo, GPS, cámara de 2 Mpx. con flash LED y Bluetooth 2.1+EDR. La memoria interna es de 8 GB. y no parece haber opción para ampliarla mediante el uso de tarjetas microSD, lo más habitual hoy en día, pues el Pixi carece de ranuras de ampliación*.

Lo mejor, sin duda, es el sistema operativo WebOS, que ya tuve el placer de probar por mi mismo en el pasado Mobile World Congress 2009 celebrado en Barcelona, y que veo como uno de los contendientes más preparados para hacerle frente de igual a igual al iPhone OS de Apple. Si realmente acaba siendo así, es decisión del público.

* siempre según las especificaciones a las que he tenido acceso



Por Guillem el mes de septiembre del 2009

Historias relacionadas

Volver al inicio