Sistemas

ODF vs. OOXML: estándares libres versus privativos


Todo el mundo sabe de qué hablamos cuando hablamos de un documento .doc. Bien, ODF tiene algo que ver con eso. Si todo marcha positivamente como hasta ahora, en pocos años quizá ya no hablaremos más de .doc, sino de .odt u otro similar.

Un .doc de Microsoft Word es un tipo de documento con especificaciones cerradas. ¿Qué significa esto? Que no podemos saber fácilmente cómo hacer programas que puedan abrir, manipular y guardar este tipo de documentos.

Tal situación no sólo fomenta el monopolio de los programas para oficina en manos de Microsoft, sino que hace perder tiempo a los desarrolladores de alternativas libres como OpenOffice.org o Abiword en el trabajo de descifrar cómo están hechos los .doc para así trabajar en colaboración con gente que utilice todo tipo de software de oficina: Word, OpenOffice Writer, Abiword, etc. Lo mismo ocurre con los documentos de Microsoft Excel o Power Point: estándares cerrados y privativos.

Microsoft vio el peligro de que los estándares abiertos y libres como ODF se diseminaran a partir del uso masivo que está teniendo el paquete de oficina OpenOffice (que reemplaza al Office de Microsoft) y de la aprobación internacional por parte de ISO.

¿Qué hizo la empresa norteamericana de Bill Gates? Lanzó el estándar cerrado y privativo OOXML, el cual apuntaba a asegurar el monopolio ya existente y no perder terreno en materia de software de oficina.

Pensemos que este aspecto es clave para el dominio de Microsoft sobre los sistemas informáticos mundiales y las comunicaciones: si los Estados, empresas, ONGs, partidos políticos, activistas e individuos en general dejaran de usar sus aplicaciones se les termina tanto el negocio como la ingerencia en sus asuntos particulares.

La gran noticia es que un representante de Microsoft reconoció recientemente que su empresa perdió la batalla ante ODF.



Por Marcos el mes de junio del 2008

Historias relacionadas

Volver al inicio