Sistemas

Commodore: ¿vuelve el mito?


La feria IFA 2008 de Berlín (Alemania) -el equivalente europeo al CES (Consumero Electronics Show) de Las Vegas-, una de las ferias de tecnología más importantes a nivel europeo y mundial nos muestra cada año nuevos desarrollos, nuevas tecnologías y nuevos aparatos en diversos campos como la electrónica de consumo y la informática, que a menudo captan la atención de los medios de comunicación especializados y ocupan sus portadas durante unos días. La edición de este año ha traído una sorpresa a los "connaisseurs" más veteranos del mundo de la microinformática: el retorno de Commodore a primera línea de la actualidad o, por lo menos, el intento en este sentido.

Y este intento se hace con un ultraportátil, un tipo de máquina muy de moda y que imagino que por su bajo coste de fabricación y venta permite aventuras como ésta. De hecho, no es que el nombre Commodore desapareciese del todo a finales de los ochenta-principios de los noventa, ya que de una forma u otra siempre ha estado presente en los terrenos de la informática y la electrónica, pero distando de ser aquella revolucionaria empresa que destacó en el ecosistema de los sistemas microinformáticos de principios de la década de los ochenta con máquinas tan destacadas como el VIC20 o, sobre todo, la familia Amiga, que a pesar de la quiebra de la compañía madre en 1989 ha continuado su vida de mejor o peor manera llegando hasta el día de hoy con ampliaciones y cambios que han llevado, por ejemplo, a una versión 4 de su sistema operativo. Eso si, ocupando una cuota de mercado solamente testimonial.

El aparato presentado por Commodore recibe el nombre de UMMD 8010/F, y es un ultraportátil basado en un microprocesador VIA C7-M que presenta una pantalla de 10 pulgadas, unidad de disco duro (mecánico tradicional, y no de las actuales memorias de estado sólido) de 80 GB., 1 GB. de memoria RAM, conectividad WiFi 802.11 b/g, micro, altavoces y webcam de 0,3 megapíxeles integrada en la carcasa. Como opción, podemos añadirle un módulo de conectividad Bluetooth. El peso es de unos 1,4 Kg.

El software que puede montar son los sistemas operativos Windows XP y Linux, pese a que de este último no se ha dado a conocer cuál es la distribución que llevará o cuáles va a soportar. Tratándose de una máquina con estas características, lo más probable es que incluya alguna distro optimizada para dispositivos móviles realizada por una empresa que, además, le proporcione soporte técnico. Está claro que con la numerosa oferta que empieza a haber de distros optimizadas para máquinas ultraportátiles, igual se incluye alguna de éstas con el soporte técnico a cargo de la misma Commodore.

Con unas características técnicas que, a pesar de ser un ultraportátil, acercan al UMMD 8010/F a la configuración de una máquina "normal", su precio también queda lejos de los 300 Euros que acostumbran a valer estas máquinas para pasar a unos 600, un precio que considero claramente excesivo para una máquina que, sobre todo, parece querer jugar la carta de la nostalgia entre los que habían tenido una máquina de las clásicas de Commodore y de aquéllos que siempre habían querido tener una.

Ante él, este ordenador se encontrará a rivales tan potentes como HP con su Mini-Note, Acer con el Aspire One, Dell o Asus con su exitoso Eee PC.



Por Guillem el mes de septiembre del 2008

Historias relacionadas

Volver al inicio