Sistemas

El debate del software: Privativo Vs Libre


Desde la particular posición de Marcos Guglielmetti, quien es un músico, responsable del software Musix GNU+Linux y miembro de PLUG, Platenses Linux Users Group, analizamos la actualidad de las dos caras de la moneda. Desde la ciudad de La Plata (Buenos Aires, Argentina), Guglielmetti comparte sus conocimientos y experiencias con nosotros.

David: ¿Qué es Musix GNU+Linux? ¿Por qué y cómo nace esta iniciativa?

Marcos: Musix GNU/Linux es un sistema operativo que en un principio está dirigido a un público general, pero está particularmente destinado a los músicos en el sentido de hacerles más sencilla la tarea de hacer música asistida por computadora.

Hace un tiempo, investigando programas del entorno Linux orientados a la música, me dí cuenta de que era muy difícil de que un usuario que no conocía GNU/Linux pudiera llegar a hacer algo concretamente. Como me dediqué durante un tiempo a dar clases de computación aplicada a la música, y completamente en Linux, me dije ‘si voy a dar clases de esto tengo que hacer algo para que la gente pueda manejarlo fácilmente’. Así nace Musix, por una necesidad propia, y porque los otros productos de software libre orientados al manejo de música son muy difíciles de usar, o están en inglés entre otras cuestiones.

Ahora se transformó en el trabajo de un grupo de desarrolladores, no sólo mío. Hay gente trabajando desde Berisso, Buenos Aires, un traductor en Canadá, hay personas que se contactan y algunas que lo están traduciendo al portugués [1].

David: Se creo una comunidad propia, ¿no?

Marcos: Sí, se formó un grupo de desarrolladores (programadores, y artistas que trabajan en el sistema) y una pequeña comunidad, por ahora, de usuarios que muestran mucho interés, lo instalan en el disco rígido, comparten experiencias [2]. Hay que tener en cuenta que el proyecto surgió hace apenas tres meses.

David: A partir de Musix GNU+Linux te involucraste en la comunidad open source, ¿no es así? Dado que se trata de una colección de software que no tiene fines comerciales, ¿qué te dio este proyecto?

Marcos: Lo que me dio hasta ahora es una cuestión de resarcimiento psicológico y anímico, por decirlo de algún modo, en el sentido de hacer algo que le sirve a los demás. Recibo decenas de e-mails por día, muchos de agradecimiento, de personas que no pueden usar un software como Windows o Macintosh (software propietario), y me dicen que cambiaron de Windows XP a Musix, ‘porque tu sistema funciona muy bien’. Y yo no lo puedo creer, es algo que me resulta increíble.

Entonces, por ahora no me dio ningún tipo de resultado económico, pero por ejemplo, es mi herramienta informática musical, con la que yo trabajo. Ayer, vino un chico que se llama Martín Bogado a grabar unas canciones y se utilizó Musix. Grabé doce instrumentos, y ahí sí, obtuve una ganancia en dinero, pero no por una cuestión explícita de usar el software.

Después veremos cómo se sustenta el proyecto, porque yo le dedico muchas horas, una idea es hacer una fundación. Tal vez, podría venderse un CD con algunos manuales, algunos extras, como pueden ser instrumentos digitales, etc. Vamos a ver cómo seguimos.

David: Hace poco estuviste presentando Musix en un evento en la ciudad de La Plata, con el impulso de la agrupación PLUG de la cual sos miembro. Linux hoy en día presenta muchísimas agrupaciones en cada país. ¿Cómo fue la experiencia y de qué se relacionan las distintas sedes libres que están en el país, teniendo en cuenta que el lugar de mayor impacto de la Argentina es Buenos Aires?

Marcos: El grupo PLUG, Platenses Linux Users Group, es impresionante en cuanto a la gente que lo forma. Participan personas que saben muchísimo, que trabajan con software libre en empresas, así como otros a los que simplemente les interesa por hobbie, por ideología, pero en definitiva encontré mucha solidaridad. Para armar la charla, cada uno se encargo de alguna cosita; uno prestó un monitor y transporte para los equipos, otro una cámara, otro llevó una notebook, otro imprimió afiches que después se distribuyeron. La gente de PLUG se comportó de manera organizada y prácticamente anárquica, porque no hay nadie que sea líder del grupo.

Vinieron cerca de cien personas y se repartieron gratis unos cien CD’s. No pretendimos venderlo, sino difundirlo.

Por otra parte, yo estoy subscripto a listas de usuarios de Mendoza, Junín (lugar donde nací), y SOLAR (Software Libre Argentina) entre otros. A través de las listas se acostumbra compartir información y experiencias, se copian formas de actuar y organizarse. Cada uno aprende de los demás. La mayor coordinación que existe hoy, es el FLISOL, un festival latinoamericano de instalación de software libre, que se realiza una vez al año, y allí todos los grupos relacionados con el software libre se dan cita.

También, hay agrupaciones como SOLAR o USLA, que tratan de abarcar a todo el país; de hecho SOLAR trajo a Stallman al país el año pasado, a quien fui a ver en la cámara de diputados de La Plata.

David: ¿Y cómo crees que lo recibieron o reaccionaron los fanáticos del software propietario?

Marcos: No sé si había fanáticos del software propietario. Sinceramente, por las preguntas que se hicieron, en general eran usuarios relacionados con el software libre (que no es sinónimo de open source, dado que éste último olvida la ideología). No creo que un fanático de Windows o Macintosh quiera interesarse en Linux, no le veo sentido y por otro lado el fanatismo nunca hace bien.

David: Es como que están muy separados unos de otros...

Marcos: Además, no sé si hay fanatismo en Windows. No sé si despierta fanatismo un sistema que no respeta la libertad del usuario, que está lleno de virus, que se cuelga continuamente. Aparentemente hay grupos de usuarios de Windows pero no es gente muy activa, y tampoco sé donde están.

David: Buscando datos en Internet, me encontré con varios textos tuyos en los que criticas el programa MiPC, impulsado por el gobierno nacional y empresas del sector informático, principalmente Microsoft e Intel. Desde tu punto de vista ¿qué es esta propuesta, que se introduce como una forma de llegar a sectores de bajos recursos?

Marcos: Es un tema muy amplio. Por un lado, es positivo; uno podría decir que por cuarenta pesos por mes, más o menos, la gente va a poder tener una computadora en su casa, pero las PC’s podrían haber sido muchísimo más baratas si hubieran tenido GNU+Linux en lugar de Windows. Porque la licencia de Microsoft tiene un precio muy alto. Además, por lo que leí, las computadoras del plan no tienen suficiente memoria RAM como para correr bien el sistema operativo que llevan, Windows XP. En definitiva, no tiene muchos beneficios. Porque encima, uno puede comprar una PC más completa por el mismo valor, y que corra GNU+Linux, que es un sistema claramente superior.

Pero es complejo el tema, porque si trajera GNU+Linux, la gente acá en Argentina después se encontraría con el problema de que en el trabajo le piden Word, y GNU+Linux no lo tiene, sino que en su lugar están AbiWord u OpenOffice Writer, que son excelentes, muy similares y hasta mejores en algunos aspectos. Así que no es tanto problema, lo único que puede extrañar un usuario acostumbrado a Windows son los jueguitos.

David: Las sedes gubernamentales muestran posiciones muy variadas en cuanto al uso y a la selección del software, que refleja en gran medida las dudas que tiene la sociedad misma. ¿Qué opinas al respecto?

Marcos: Los que están a favor del software libre están a favor de una visión científica de como se hacen las cosas, en lo que se refiere a compartir información, descubrimientos, haciéndole un bien a la humanidad. Mientras que quienes están en favor del software propietario, sólo defienden intereses de lucro. No está mal ganar dinero, pero sí es malo dejar a los usuarios en una situación de impotencia, dado que no tienen control real sobre sus computadoras. Además Windows espía los comportamientos del usuario para controlarlo, no creo que nadie en su sano juicio pueda decir que ésto es bueno.

David: Muchos especialistas y medios advierten que el mundo open source es más seguro, estable, confiable, económico (no digamos gratis porque no lo es necesariamente) y que impulsa una filosofía transparente. Sin embargo, y a pesar de que IBM, Novell, Sun y Oracle (entre otras firmas) se inclinan hacia el mundo open source, Microsoft continúa liderando sin problemas el mercado hogareño a nivel internacional. ¿Por qué ocurre esto? ¿Todo se limita a la facilidad de uso y a la practicidad de las aplicaciones?

Marcos: En este momento, creo que es una cuestión de costumbre. Habría que ver un poco los números que se están manejando en cuanto a estadísticas. Por ejemplo, el navegador de Internet Mozilla Firefox, que es software libre originario de GNU+Linux, se está usando de manera impresionante en Europa, y en todo el mundo.

También, hay que tener en cuenta que Microsoft transformó prácticamente su sistema operativo en una plataforma de juegos; en definitiva va a terminar siendo eso, una consola de juegos, porque para otra cosa no creo que vaya a servir. No se puede poner un Windows en un servidor de Internet y estar tranquilo, ni tampoco en la NASA o en una central atómica, porque se bloquea y estalla todo.

Lo loco es que mucha gente no conoce GNU+Linux, y puede tener el mejor SO del mundo en su casa, por "nada".

David: Igualmente, yo como usuario, en mi computadora personal tengo corriendo Windows XP. Me pasa a mí como a le ocurre a cualquiera, que Linux tiene un fantasma que lo hace ver más complicado con respecto a Windows...

Marcos: Se lo puede ver desde muchos puntos de vista. Cuando instalas Windows XP, no tenés Word ni tampoco un programa de edición de audio; sí se instalan programas para navegar por Internet y para chatear, pero no una suite de oficina completa.

En cambio de nuestro lado, te brindamos un sistema operativo junto con 1300 "paquetes de software" instalados, en el caso de Musix GNU+Linux.

David: Tal vez, es el hecho de que cuando uno va a comprar un equipo, como sucede con el programa MiPC, a uno le venden todo el paquete. Entonces, venido de fábrica... ¿para qué molestarse en ver las alternativas?

Marcos: Mucha gente piensa incluso que Windows es la PC, y que cuando falla se trata de un problema de la máquina, y en realidad está fallando Windows. Desde muchos puntos de vista, GNU+Linux es más sencillo. Cuando uno pone Musix en la lectora, y reinicia la PC, éste se carga en memoria RAM sin tocar el disco rígido. Es un Live CD, es decir, se lo puede probar sin que ello modifique la PC. Se carga entonces con 900 programas, para múltiples propósitos. Si en cambio, te digo que instales Windows ¿Cuánto tiempo te va a llevar instalarlo, controlar que funcionen los controladores de la placa de video, sonido, impresora de red, módem, y que además se sume una suite de oficina?

David: Sí, lleva tiempo, y en este sentido probablemente sea preferible llamar al técnico

Marcos: Con Musix, en tres minutos está todo funcionando, y si querés instalarlo en disco duro, sólo toma unos minutos [3]. En ese sentido es mucho más sencillo.

Hay estudios realizados sobre personas que nunca manejaron una computadora, y a las que les ha resultado más sencillo GNU+Linux que Windows.

David: Como miembro de PLUG y fiel usuario open source, ¿qué le envidias a la industria del software propietario?

Marcos: Actualmente, lo que podría llegar a envidiarle... los años de inversión de dinero de grandes empresas de software propietario han dado buenos resultados. Hay programas de edición de audio, video o diseño gráfico muy funcionales. Lo que ocurre es que por lo que yo manejo en GNU+Linux, el nivel de las aplicaciones es bastante similar.

En mi rubro, que es la música, Rosegarden se lleva todos los premios para edición MIDI [4], y Ardour es un clon de ProTools que tiene las mismas prestaciones actualmente [5]: podés usarlo en un estudio de grabación casero o profesional, de hecho en EEUU, Europa y Brasil está siendo utilizado en algunos estudios muy profesionales. Gilberto Gil grabó con Ardour.

Lo que está algo retrasado en GNU+Linux es el campo de la edición de video, pero como yo no edito video no tengo nada que envidiar: para eso existe "Cinelerra". Para edición 3d existe "Blender", con el cual se hizo la última versión del hombre araña.

Todos los efectos especiales de las últimas películas de Hollydwood, fueron realizadas bajo GNU+Linux: Matrix, El Señor de los Anillos, etc.

Autor: David Alejandro Yanover, Director de MasterMagazine

En Internet, Musix GNU+Linux: http://www.musix.org.ar



Por David el mes de septiembre del 2005

Historias relacionadas

Volver al inicio