Sistemas

Definición de Viralidad


Todos, en algún momento de los últimos años, hemos visto un vídeo -u otro tipo de contenido, aunque principalmente vídeo- popularizado en Internet, aún cuando desconozcamos el significado exacto del término “viral”. Precisamente, ahí está la gracia: que llega a todo el mundo, sepas que estas viendo “un viral” o no.

Una propuesta de esta clase -generalmente un vídeo, aunque no exclusivamente- es una pieza de información que se transmite de usuario a usuario de forma espontánea a través de la Web, sin que medie una campaña publicitaria o de descubrimiento de dicho contenido para el público general.

Estos contenidos son los típicos que nos envían amigos y conocidos a través de las redes sociales o los programas de mensajería instantánea. De hecho, redes como Facebook o Twitter, y servicios como WhatsApp, han propiciado la aparición de este tipo de fenómenos al facilitar la transmisión de contenido.

YouTube, el servicio de vídeo online adquirido por Google a finales de 2006, es uno de los grandes responsables de la existencia de vídeos virales. Esto es debido a la facilidad de publicación de los vídeos, y a toda la subcultura que han generado los youtubers

Otro hecho que ha facilitado la creación y compartición de contenidos que han acabado siendo virales, ha sido la disponibilidad de cámara de fotos/vídeo en el teléfono.

Actualmente, cualquiera que lleve un smartphone en el bolsillo, por sencillo que este sea, lleva también todas las herramientas necesarias para captar un vídeo o una imagen viral y difundir dicho contenido.

Pese a que la mayor parte del contenido viral es vídeo o imagen fija/animada (por ejemplo, un GIF), también puede ser texto).

Este es el caso de algunos tuits (tweets), especialmente los que son respuestas cortantes y/o hirientes a otros tuits, y que se viralizan porque dejan en evidencia al tuit al que responden.

En este apartado, tienen mucho que ver algunos medios de comunicación que se han aficionado a sacar como noticia las peleas verbales que tienen políticos o famosos de cualquier índole por Twitter mediante interpelaciones.

Si hablamos de imágenes, fotografías, la palma de la viralidad se la llevan los llamados memes

Al ser un contenido que puede aplicarse en una serie de contextos, los memes son idóneos para reutilizarse, y contando que acostumbran a ser graciosos, enganchan a los internautas, que los emplean hasta la saciedad, viralizándolos.

Últimamente, también se han dado los llamados “retos”, consistentes en desafiar a amigos, conocidos o famosos a realizar alguna acción determinada, en muchos casos en pro de una causa benéfica.

El “santo grial” de las agencias de marketing es poder realizar contenido viral.

¿Como se hace eso? ¿Cual es la fórmula maestra para propulsar una información? Malas noticias: no hay o, por lo menos, no se conoce.

No obstante, hay una serie de pautas que podemos seguir para intentar que el contenido que creemos sea viral:


  • Debe ser gracioso. Los principales contenidos que triunfan en la red son los que provocan la hilaridad de quien los consume. También facilitan la propensión a compartirlos.

  • No importa la profesionalidad con la que esté hecho el vídeo o la imagen. Quítate de la cabeza superproducciones caras realizadas por muchos profesionales; la mayoría de los vídeos virales que triunfan están hechos por cualquiera que tenga un smartphone normal.

  • No tiene porqué ser algo preparado. Los vídeos espontáneos, que captan el momento, acostumbran a tener más éxito.

Como ejemplos de contenidos virales podemos citar, entre otros muchos, el vídeo original de Nyan Cat (así como toda una serie de memes y derivados surgidos de este a posteriori), el vídeo original de 2 girls 1 cup (no me preguntéis de qué va y, si no lo sabéis, mejor ni lo busquéis...) así como muchos vídeos de reacciones de personas que lo veían.

También tenemos el vídeo de la canción Friday de Rebecca Black, los retos ice bucket challenge y comerse una cucharada de nuez moscada, el Harlem shake, el Gangnam style, los memes de Grumpy cat (gata malhumorada en castellano), u otro fenómeno viral que implicaba a todos los internautas que quisieran: el mannequin challenge.

Y estos solo son unos pocos. Si sales ahí afuera encontrarás centenares, miles de virales.



Por Guillem el mes de mayo del 2018

Historias relacionadas

Volver al inicio