Sistemas

Cuba: todos podrán utilizar celulares


Siempre que se habla de Cuba surgen las comparaciones. Pueden considerar este artículo un panfleto ideológico basado en la idea de contrainformación del norteamericano Noam Chomsky.

Desde el mundo "occidental y cristiano" y capitalista en que vivimos nos parece extraño que en un país estuviera prohibido el uso de celulares para cualquiera que no fuera funcionario del gobierno, empleado de empresas internacionales o extranjero... por eso es que inevitablemente surgen las comparaciones.

Está bien, comparemos entonces.

Un argentino bien podría decir que acá en este país todos podemos usar celulares... pero no podría afirmar que todos podemos acceder a la Universidad, cosa que en Cuba sí es afirmable, y de hecho parece más importante poder costear un estudio universitario que utilizar un teléfono celular.

Pongamos un sólo ejemplo en base a Argentina con respecto al acceso universitario: si bien el acceso es universal, gratuito, libre, un alguiler en una ciudad universitaria como La Plata cuesta arriba de los 800 pesos para un monoambiente, si a esto sumamos un mínimo de 300 pesos en comida por mes y unos 300 pesos en materia de bibliografía y viajes, estamos en los 1400 pesos: para conseguir ese dinero mensualmente se debería poseer un empleo estatal, que paga 1200 como mínimo y a veces mucho menos (800), con lo cual nuestra posibilidad de estudiar en la Universidad, sin contar con el apoyo económico de una familia, podría ser nula: por eso es que acceden tan pocos estudiantes en relación a la cantidad de población, por eso la enorme deserción. Esto, sin contar con que quienes apenas tienen la capacidad para poder ser universitarios han sido bien alimentados desde chicos: no son los deficientes mentales que forman las villas miseria.

Dicho todo esto, realizadas estas salvedades: ahora en Cuba algunos podrán tener celular. Dicen que el costo es tan caro que deberían trabajar durante varios años para comprar uno y poder pagar el servicio. Pero semejantes chicanas ideológicas no tienen en cuenta que Cuba puede negociar por ejemplo ofreciendo servicios médicos a otros países (tal como lo hace con Venezuela, de la cual recibe a cambio petróleo) y obtener bienes de consumo a cambio. De hecho la liberación de este tipo de bienes tecnológicos va de la mano de la revitalización energética que vive la isla gracias al petróleo venezolano. Tampoco se tiene en cuenta que quizá en una década Cuba podría estar fabricando celulares ¿por qué no?

Etecsa, la empresa telefónica de Cuba, ahora está en condiciones de ofrecer el servicio de telefonía móvil a toda la sociedad.



Por Marcos el mes de marzo del 2008

Historias relacionadas

Volver al inicio