Sistemas

¿Cómo sería una liberación digital total? ¿Es realmente algo posible?


Los invito a pensar. Este texto no representa teorías acabadas, no es algo terminado, pretende abrir el debate sobre las libertades digitales desde este sitio web, desde un ángulo determinado.

Vivimos en un mundo altamente tecnificado y digitalizado, en el cual la tecnología informática va apoderándose progresivamente de la maquinaria de uso cotidiano (teléfonos, televisores, equipos de música, todo tipo de electrodomésticos, automóviles, etc.), tanto hogareña como empresarial (cajeros automáticos, aviones, plantas petrolíferas, etc.) o estatal (equipamiento médico, transporte público, equipamiento militar, telecomunicaciones, etc.).

Así, quienes controlen la tecnología informática controlarán todos los aparatos, y por lo tanto podrán controlar gran parte de nuestros movimientos, nuestra vida cotidiana. En verdad, existen antes dos límites al control digital: un límite político-sindical: control de los medios de producción de maquinaria, y un límite energético que supone además actividad política: control de los medios de producción energética.

El gran apagón del 9 de Noviembre de 1965 en EEUU puso a ese territorio en jaque, con grandes inconvenientes de tránsito, bloqueos de ascensores, paralización varios subterráneos y medios de comunicación, colocó en emergencia el tráfico aéreo. En esa época la sociedad estadounidense y mundial dependían mucho menos de la informática de lo que dependen en la actualidad.

Sería bueno estudiar otros casos de apagones, por ejemplo Japón depende completamente del suministro eléctrico en varios sectores de su economía, transporte, etc.

¿Quienes tienen el "poder digital"?

El poder de control digital se encuentra, por un lado (esencialmente), en manos de quienes diseñan los programas informáticos, los programadores, y estos están -en general- en poder de las empresas capitalistas o del Estado, dado que venden su fuerza de trabajo al mejor postor. Los programas informáticos pasan a formar parte del capital de las empresas capitalistas o de los Estados, quienes pueden instrumentarlos con diversos fines, como por ejemplo ganar dinero, administrar todo tipo de cuestiones, desarrollar redes informáticas como Internet, realizar espionaje o cyberguerra, etc.

¿Las comunidades independientes de desarrolladores de software libre escapan a esa situación opresiva?: poseen el control sobre la receta de los programas, saben cómo reprogramarlos y pueden utilizarlos con cualquier fin. Los resultados quedan como beneficio para la sociedad toda. Incluso aquellos programadores que trabajan para una empresa pero producen software libre (caso de Sun, Red Hat, etc.) también brindan a la sociedad la *posibilidad* de obtener control lógico sobre su maquinaria.

Algunas empresas como Sun se han atrevido a liberar su hardware. Estos procesos de marchas y contramarchas de opresión o liberación de las recetas para construir hardware o programas tienen que ver con los vaivenes de la economía mundial, la incidencia de la cultura tecnológica y el crecimiento de la sociedad de redes, con todo el negocio y la actividad política que esto supone.

Los "meros" usuarios de sistemas informáticos (que controlan los teléfonos celulares, computadoras, cajeros automáticos, hornos microondas, heladeras, automóviles, robots, etc.) también poseen cierto control físico. Por ejemplo, pueden destruir algunos de estos aparatos si así lo desearan: los pueden romper, prender fuego, ahogarlos, etc., pero no tienen un control lógico total porque no saben o no pueden reprogramarlos: no son programadores. Por poner otro ejemplo, en todo caso un usuario de Microsoft Windows podría intentar bloquear la intrusión de un atacante (virus, cracker, etc.) a su computadora mediante un programa "firewall" (corta fuegos), pero no podría modificar la "receta" del programa (código fuente) para hacer que el sistema todo fuese más seguro. Tampoco podría actualizar la seguridad del sistema Windows XP posteriormente a abril de 2009 porque Microsoft dejará de soportar tal software privativo.

Es decir que en última instancia una base esencial del poder de control digital reside en los programadores y en el tipo de programas que ellos diseñan: si los programas son libres (software libre), permitirán a otros tener control sobre los mismos, si son privativos, el control será mucho menor... por decirlo de algún modo, el usuario de software privativo "alquila" cierta parte del control de su software por un tiempo (hasta que el propietario del software decida darlo de baja, discontinuarlo, quitarle funcionalidades), aún cuando no pague por su licencia, aún cuando lo copie ilegalmente, se encuentra alquilando por el uso de algo sobre lo cual no tiene un control esencial: puede manejarlo así como maneja una bicicleta, pero no puede repararlo así como podría reparar una bicicleta (ni mejorarlo), porque no tiene acceso a la "receta" del programa.

Instancias de control

* Veo distintas instancias de poder de control sobre la tecnología digital:

1 Control sobre la producción de energía eléctrica

2 Control sobre la fabricación de maquinaria

3 Control en cuanto a manejo físico sobre la maquinaria

4 Control en cuanto a manejo lógico y programación sobre la maquinaria

He allí la estructura básica.

El control sobre la energía eléctrica se encuentra en manos de las empresas y/o de los Estados de cada país. Existen formas de generación de energía eléctrica mediante tecnología apropiada (en el sentido de que "no hemos apropiado de ella"), como por ejemplo las llamadas energías eólica o solar, pero en verdad la fabricación del equipamiento aún requiere de procesos industriales complejos que no están al alcance de los individuos particulares, los cuales en fin terminan pagando al Estado o a las empresas para poder utilizar la energía. Es decir que el control de la energía eléctrica por parte de los trabajadores requiere de una organización política muy importante, así como lo requeriría el control de cualquier gran industria, al menos por ahora. Una solución al problema podría ir de la mano de cooperativas energéticas.

El control sobre la fabricación de maquinaria requeriría también de acciones de cooperativismo o toma del poder por parte de la mayoría de la población de los medios de producción.

El control físico sobre la maquinaria nos permite manejarla dentro de los límites que han impuesto sus fabricantes de hardware (equipamiento físico) y software (equipamiento lógico o de software). Tal como mencioné antes, en última instancia podemos desactivar los aparatos, romperlos, etc., aún incluso cuando no nos pertenezcan (es un hecho), y esto fuera en contra de la ley.

De un modo menos crítico, mediante el control físico podemos accionarlos en sus aspectos físicos y lógicos. Por ejemplo podemos enviar un mensaje de texto por celular a 4 personas al mismo tiempo porque el teléfono nos da esa opción, pero no podríamos hacerlo con 50 personas si esa funcionalidad no estuviera presente en el software y nosotros no pudiéramos modificar el software: este es el caso más común para la mayoría de los celulares hasta el año 2008 con software privativo. Se estima que el crecimiento de software libre GNU/Linux en estos aparatos crecerá rápidamente, lo cual nos brindará un control lógico sobre los mismos... aún así, nuevamente el poder esencial está en quienes sepan reprogramar el software.

Por eso es fundamental la enseñanza de programación en todos los niveles educativos, así como antes parecía fundamental aprender a leer y escribir en el idioma natal, ahora es importante aprender el "idioma informático" (la programación) y sus diferentes lenguajes más utilizados (C++, Java, Python, etc.).

Ante una sociedad que depende cada día más de las comunicaciones informáticas, se hace necesario formar a sus participantes para que puedan ejercer el control lógico de los medios de comunicación, así como antes de la existencia de la "sociedad de redes" era necesario formar lectores y escritores de libros, manuales, enciclopedias, periódicos, etc.

Liberación digital

La liberación digital vendría a ser entonces una forma de lograr control sobre la maquinaria (en todos los niveles que sea posible), mediante el conocimiento de la técnica necesaria para programar y de los lenguajes de programación, esto supone en general: conocimientos matemáticos, lógicos, algo de inglés (la mayoría de los lenguajes utilizan expresiones en ese lenguaje, están comentados y documentados originalmente en ese idioma).

Pero una liberación digital "total" y real supondría obtener también control sobre los medios de producción de la energía eléctrica, es decir, o formar cooperativas que auto-abastezcan a la población o tomar el control de las empresas que generan tal energía, ya se trate de la corriente alterna provista a hogares y empresas, de la fabricación de baterías portátiles, de la fabricación de paneles solares, aerogeneradores, etc. También requeriría tener control sobre los medios de producción de los equipos informáticos.

Existe entonces un límite energético a la liberación digital que no podemos desconocer. Podríamos liberar digitalmente (lógicamente) todos los aparatos del mundo, y aún un grupo desquiciado con ansias imperialistas sería capaz de dejar sin funcionamiento a toda una sociedad tecnificada cortando el suministro de energía eléctrica, provisión de petróleo y demás formas de energía (caso de guerra).

Pero si logramos un total control digital sobre todo el software de la maquinaria que usamos a diario, al menos estaremos en condiciones de realizar nuestra actividades cotidianas más allá de lo que el marketing dictamine acerca de cómo deben ser nuestras comunicaciones e incluso nuestra forma de relacionarnos con compañeros de trabajo, amistades o familiares.

Sería bueno seguir desarrollando esa idea y otras relativas.

GNU

Desde que Richard Stallman publicara el Manifiesto GNU en 1984, nació en el mundo un nuevo tipo de manifiesto: el de liberación digital.

Este manifiesto estaba dirigido a programadores informáticos, dado que la idea era crear un sistema operativo completamente libre y sólo ellos podrían hacerlo; por lo tanto, el resto de los trabajadores quedaba excluido en ese momento del llamado a la libertad tecnológica. Lo urgente era construir GNU, algo que unos años más tarde sería una realidad, algo que hoy está al alcance nuestro y que muchos utilizamos a diario.

Finalizo este pequeño ensayo con una idea un tanto retorcida:

¿Liberarse digitalmente no significará en realidad liberarse de la necesidad de utilizar medios digitales?



Por Marcos el mes de mayo del 2008

Historias relacionadas

Volver al inicio