Sistemas

Cualquier burócrata europeo podrá ser espía y censor de Internet


Tal como informa el sitio WEB Kriptópolis, las peores expectativas sobre los parlamentarios europeos han sido confirmadas: fueron aprobadas enmiendas a la Directiva Europea de Telecomunicaciones que permiten convertir a los burócratas en espías y censores mediante Internet.

Las decisiones sobre qué software se autoriza o prohíbe quedan en manos de las autoridades administrativas de cada país, podrán además exigir tales o cuales implementaciones técnicas para habilitar el control de contenidos en las redes informáticas, y echar de las mismas a quienes compartan contenidos protegidos por copyright tradicional... una especie de deportación en paralelo a lo que está ocurriendo con los inmigrantes provenientes de países del "tercer mundo", pero en la red de redes.

Así como se echa a un inmigrante por ser ilegal o por otra razón, se echará de la sociedad de redes a quien no obedezca lo que para ellos es legal o bueno, pero en el caso informático es muy grave porque estamos hablando de bienes no escasos: los archivos de computación pueden copiarse infinitamente con un gasto energético y económico tendiente a cero, tal como uno comparte una receta de cocina con un vecino, familiar, amigo o desconocido: la receta no deja de estar en nuestras manos porque la hemos divulgado. Lo mismo ocurre con el software, los archivos de audio, videos, etc.

Así, los lobbies de empresas tendrán supremacía sobre lo que deseen las mayorías populares.

Pero esto no afecta sólo a los usuarios convencionales de redes informáticas: tener en cuenta que aquellas empresas que deseen mantener en secreto sus tácticas empresariales ya no podrán confiar más en cifrados digitales, redes privadas virtuales... deberán recurrir a viejos métodos de impresión en papel, libretas de un sólo uso y ese tipo de cosas.

No siempre se puede ganar, pero este tipo de derrotas a las libertades y privacidad de la población ponen de manifiesto la falta de representatividad del pueblo en los parlamentos, es una falta que existe en otros planos de la vida social. El movimiento del software libre debe enraizarse en otros movimientos de activismo político e incluso debe tener su propia masividad para poder luchar dentro de un mundo cada vez más tecnificado y dependiente de las TICs.



Por Marcos el mes de julio del 2008

Historias relacionadas

Volver al inicio