Sistemas

Maestros, estudiantes e Internet


Maestros, estudiantes e Internet

Autor: David Alejandro Yanover

-----------------------------

La web es una fuente de información sin precedentes, pero que para muchos sectores es difícil asimilar aún. Los maestros comprenden un sector de la sociedad que rechaza de una u otra forma este nuevo medio de comunicación, y en esta nota trataremos de ver qué necesidad tienen los maestros de sumergirse en el tema.

No todo el mundo recibió de igual forma a la Internet, ya sea por razones económicas o sociales. “Clarín” (uno de los diarios más importantes de Argentina) daba a conocer como dato alarmante, en un artículo de opinión de su suplemento de informática, que más del 70% de los maestros no habían usado Internet jamás. Sin embargo se trata de una cifra curiosa, interesante, pero no alarmante. Pero eso no ha sido el asunto más relevante, sino el hecho de dar como mensaje que a causa de la falta de conocimiento de los maestros, al no estar al día con los alumnos, la educación continuará degradándose. Ante esta comunicación, no puede haber otra posición que de oposición, ya que Internet y la relación maestro/estudiante son dos cosas totalmente distintas, pero igualmente respetamos la opinión del periodista de "Clarín" aunque no la compartamos.

Europa no es lo mismo que Latinoamérica y debemos aceptarlo. La situación económica es diferente; la cultura es diferente. España adopta, por lo tanto, el uso de la PC en el marco educativo de una manera más fácil, porque la población está familiarizada con los avances tecnológicos, porque existe el dinero necesario para implementar y mejorar los sistemas. Un estudio realizado a fines del 2003 en eBay reveló que los españoles tienden a llevar una segunda PC a sus hogares. Viajando por Latinoamérica encontramos otra cara. Iremos a un ejemplo concreto: una escuela pública de La Plata, Buenos Aires, Argentina, recibió a fines del año pasado una decena de computadoras, sin embargo hasta el día de hoy no se han podido utilizar para navegar por la red por la falta del servicio, e incluso no se han podido encender ya se habían olvidado de adjuntar un mouse a cada PC, y no hay dinero suficiente para adquirirlos. Pero la parte triste de la historia es que los modelos de PC eran de última generación, con gran capacidad de almacenamiento y velocidad de procesamiento. Por lo tanto llegamos a una conclusión ridícula pero cierta: se compra una PC último modelo, pero no se tiene dinero para mantenerla. De todas formas, preguntamos ¿qué necesita un estudiante para navegar por Internet y realizar trabajos escolares? ¿no es suficiente una PC básica? Es una falta de respeto, y un desperdicio de recursos para la sociedad la aplicación de equipos de gama alta. También se ve que la política influye en este tipo de cosas, ya que generalmente se reciben estos regalos en épocas electorales; es así como no se tienen en cuenta los requerimientos de mantenimiento de una PC. En un país europeo no demoramos ni un segundo en apreciar resultados tras el establecimiento de nuevas PCs, pero cuando la pobreza, el desempleo y la inseguridad son temas cotidianos, es difícil entender cómo se dan casos como el que citamos anteriormente. No es que el uso de la PC en una escuela latinoamericana sea un error, sino que en varias situaciones la planificación de la instalación y posterior uso de los equipos es deprimente.

Pero no todo lo que ocurre en Latinoamérica es malo, ya que vemos iniciativas realmente buenas para optimizar los costos, y mejorar la capacitación de quienes luego deben enseñar cómo utilizar estas máquinas. Proyectos que marcan una tendencia, un camino a seguir que luego se expanda a otros países.

Pero cuáles son los beneficios para un maestro al momento de descubrir las posibilidades que ofrece Internet. Así como ocurre en otros ámbitos, tales como el periodismo, Internet se convierte en una herramienta de conocimiento de lo que ocurre en la actualidad, así como una fuente de consulta. Disponer de mapas de todo el mundo, biografías de lo más completas y artículos que ayudan en la difícil tarea de relacionarse con los alumnos hacen de Internet una utilidad de gran valor para los maestros, que en su mayoría aún no han descubierto pero que los está esperando. El análisis de “Clarín” marcaba claramente que los maestros deben saber cómo usar Internet por una cuestión de afinidad con los estudiantes, sin embargo no puede darse ese mensaje. El objetivo de esta nota es mostrar que Internet es un libro adicional para el maestro común, pero no deja de ser un libro más. El libro de texto puede y debe seguir usándose, porque en él el alumno no aprieta botones para encontrar la información, sino que debe operar su propia mente para descifrar el sentido de la información, y lograr así una comprensión lectora, cada vez el mayor en mayor decadencia. El facilismo de trabajar con la PC, si bien resulta más ameno para los estudiantes, también hace que los mismos ejerzan un rol más pasivo. Por lo tanto, sin desmerecer los adelantos tecnológicos, la escuela no está para entretener sino para educar.

Reproducimos a continuación segmentos de las notas de Clarín

El miércoles 10 de marzo, en el suplemento Informática 2.0 de Clarín, bajo el título Maestros que todavía no usan Internet, leemos... “En un informe publicado el domingo 22 de febrero en Clarín, aparece un dato alarmante: el 70 por ciento de los docentes argentinos jamás navegó por Internet y el 72 por ciento nunca usó correo electrónico.

Esto contrasta fuertemente con lo que hacen los chicos, que sí navegan por Internet y usan el e-mail y otras opciones informáticas.

Mientras esos maestros no entiendan que el mundo cambió y los chicos cambiaron con él, que la computadora e Internet son parte de la vida cotidiana juvenil, la educación seguirá degradándose. Es hora de que lo acepten y se pongan las pilas”.

Luego el tema volvió a ser tratado el 17 de marzo, tras la respuesta de varios lectores... “Nadie podría negar ni desconocer esos hechos. Y sería absurdo pretender que hubiera Internet, por ejemplo, en escuelas rurales donde ni siquiera llega la electricidad.

Pero pongamos atención. Cuando destacamos con alarma el bajísimo uso de los recursos informáticos por parte de los docentes, estamos hablando nada menos que del futuro de nuestros chicos.

Es una cultura en acelerada evolución, en la cual los chicos nadan, solitos, como pez en el agua.

Quienes lo ignoren o lo desconozcan (por ingenuidad o por prejuicios) estarán perdiendo, peligrosamente, la brújula para educar a esos chicos”.

Finalmente el mismo periodista regresa al asunto el 24 de marzo, para poner punto final a su extendido informe.



Por Sistemas el mes de enero del 2005

Historias relacionadas

Volver al inicio