Sistemas

Entrevista Cisco


Sebastián Ballerini, Gerente General de Cisco Systems para Argentina, dialogó con nosotros sobre la actualidad y la visión a futuro de Cisco. Hacemos un viaje en el que impera la conectividad y el uso de las distintas formas de Internet. Con 21 años próximos a cumplir en diciembre, Cisco ya se perfila como una empresa adulta, pero no por su edad, sino por su papel en el continuo avance tecnológico. Simbolizando y representando el espectro de las redes y la conectividad, pero abarcando también otras áreas con gran interés, como es el caso de la telefonía IP, Cisco lleva a recorrer un camino que tiene sus orígenes en la Universidad de Stanford, allá por el año 1984.

Para conocer ciertos detalles de las actividades de Cisco, conversamos en exclusiva con Sebastián Ballerini, Gerente General de Cisco Systems para Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay. Al acceder a él, inmediatamente remarcó la relación de Cisco con el entorno educativo, y el hecho de que “la empresa nació de la nada, convirtiéndose veinte años después en una compañía capaz de facturar 24 mil millones de dólares, reflejando un crecimiento de más del 13% anual, y teniendo hoy una presencia global”.

Índice de Contenidos del Informe

Cisco comenzaba a decir sus primeros unos y ceros en diciembre de 1984, cuando era fundada por Len Bosack y Sandy Lerner, dos científicos de la Universidad de Stanford, que junto a otros colegas comenzaron a experimentar, tratando de conectar edificios del campus académico, primero utilizando puentes y luego routers. De esta forma nace el primer producto de Cisco, un router capaz de soportar múltiples protocolos, de tal manera que ambas máquinas puedan hablarse entre sí. Oficialmente, es lanzado el subsistema MEIS.

Los significados del nombre y el logo de Cisco tienen sus propias particularidades. Por un lado, Cisco responde a una abreviación de la ciudad de San Francisco, mientras que la imagen de la empresa es divisada cuando la pareja de fundadores viajaba a Sacramento a registrarla, ya que durante el camino vieron cortada la imagen del puente Golden Gate por el reflejo del sol, cosa que les llamó la atención. Así lo atestigua John Morgridge, quien dirigió los años iniciales que vivió el rey del networking.

Recién hacia 1986, la empresa contrataría a su primer empleado. Hoy, según explica Ballerini, Cisco cuenta con más de 37 mil trabajadores, distribuidos en 300 sedes en 90 países. “En Argentina tenemos cien personas, una oficina en Buenos Aires y un modelo de venta indirecto, con lo que hay muchos partners, que tienen acceso a la compañía, en cuanto a soporte, ventas, y demás aspectos que giran en torno a los productos”.

En 1986, los primeros dominios .com y .edu era asignados, y existían más de dos mil hosts; hoy, comienzan a venderse sitios con denominación .xxx y más de 6.3 billones de personas navegan por la Web, según los datos de Internet World Stats, una consultora del tráfico que circula por la red. Al principio del período que se ha marcado, Cisco colaboró con el Internet Engineering Task Force (IETF), un organismo que analiza la arquitectura de Internet. Paralelamente, el novedoso router de Cisco, AGS (Advanced Getaway Server) rompió todos los parámetros de conectividad conocidos hasta aquél momento.

Un año después, Cisco desarrolló el Multiport Communications Interface, que logró altas velocidades estando constituido por dos puertos seriales y otros dos Ethernet.

En febrero del ’90 la empresa decidió hacerse pública en la bolsa de Nasdaq, lo cual fue un movimiento trascendental que le permitió a Cisco el reconocimiento que buscaba. Declarada como una de las principales empresas en las listas de Fortune de aquél entonces, y cotizando US$ 224 millones, Cisco dejó de ser un nombre conocido sólo por el entorno tecnológico.

La explosión que sufrió Internet poco antes del nuevo milenio se convirtió en un impulso que hizo posible un rápido crecimiento de la empresa, y factor clave fue también la política en cuanto a la adquisición de compañías; sólo en los últimos tres años, Cisco ha comprado veinte empresas, y uno de cada siete empleados proviene de las incorporaciones que se llevaron a cabo, las cuales cada vez se realizan con mayor intensidad. La lista de compras fue inaugurada en 1993, con Crescendo Communications, una firma dedicada a proveer productos de networking relacionados con el trabajo colaborativo. Es gracias a este modelo, que Cisco consigue ampliar drásticamente su mercado.

Más tarde, las cifras caerían significativamente, pero sin atarse a la crisis que sufrieron los sitios de Internet. Para Cisco, el negocio continuaba intacto. Y hoy la empresa es considerada por la prestigiosa revista Fortune como uno de los mejores lugares donde trabajar, ocupando en el 2005 el cuarto lugar, apareciendo entre los 25 principales por octava vez en la lista.

Autor: David Alejandro Yanover, Director de MasterMagazine. Publicado en la revista NEX IT Specialist, edición 19 "Especial Cisco".



Por David el mes de octubre del 2005

Historias relacionadas

Volver al inicio