Sistemas

¿Qué novedades nos aporta Internet Explorer 8?


logo_ie_mmHace pocos días, Microsoft lanzó la última versión de su navegador web, que lleva por numeral el 8. Veamos las novedades que nos proporciona.

Ya sé que muchos de vosotros estaréis en contra de la afirmación que el IE 7 ha generado buenas críticas, pero deberéis admitir el cambio desde las versiones 5 y 6 que fueron sobradamente criticadas sobre todo por su seguridad. Del IE 7 también hemos oído algunas cosas, ciertamente, pero no temo a equivocarme si digo que muchas menos que de las versiones anteriores.

Así las cosas, se esperaba mucho del IE 8, y creo que no decepcionará a pesar de haber sido batido muy deprisa en una reciente competición de hackers en la que, y como nota curiosa, vale decir que el más rápido en caer fue el Safari de Apple. Antes de continuar, sin embargo, también quiero decir que lo que Microsoft ha presentado como novedades inéditas en la industria, ya existen en otros navegadores web, y que si bien son realmente novedades en el terreno de la compañía de Redmond, no lo son para el mundo de la informática. Está claro que, precisamente, Microsoft juega con el desconocimiento que la mayoría de los internautas tiene de los detalles técnicos de las alternativas a su navegador.

Quizá lo primero que me gustaría destacar del nuevo Internet Explorer es, precisamente hablando de temas de seguridad, el filtro anti-phishing y anti-malware. Son dos cosas diferentes pero relacionadas.

Mientras que el malware consiste en todos los programas a que buscan comprometer la seguridad de nuestro sistema informático con cualquier finalidad (virus, troyanos, exploits situados en páginas web,...), el phishing no busca violar la seguridad del sistema operativo o el software, sino engañar al usuario para que introduzca sus datos personales en una página falsa que busca parecerse a un servicio en línea legítimo. Así, por ejemplo, una de las estafas más comunes que se realizan mediante tácticas de phishing consiste en crear un sitio web semejante a eBay o PayPal, y enviar un mensaje de correo electrónico a millones de usuarios advirtiéndolos de que debido a un tema de seguridad deben entrar en el sitio web del servicio y modificar su perfil personal. El usuario hace clic en el enlace que se le proporciona en el mismo correo (grave error) y es llevado al sitio web falso, de donde los criminales obtendrán el número de tarjeta de crédito, código de seguridad y otros datos necesarios por vaciarle la cuenta corriente.

Ante esta grave amenaza (la principal en Internet ya por delante de los virus informáticos), Microsoft propone SmartScreen (literalmente, pantalla inteligente en inglés) como su solución. Esta consiste en un filtro basado en listas negras (técnica empleada por todos estos filtros) que nos presenta una pantalla de advertencia cada vez que detecta que estamos a punto de acceder a un sitio web que contiene un engaño de estos.

Igualmente, si detecta algún virus u otra clase de malware en la página de destino o bien si esta es conocida por haber distribuido o haber estado infectada con algún patógeno, también nos advertirá de esta circunstancia.

La segunda línea de cambios que quizá destacaría del nuevo IE 8 la constituyen todas aquellas novedades dirigidas a facilitar y agilizar la navegación del internauta. Así, por ejemplo, tenemos los Aceleradores y los WebSlices, además de una nueva barra de direcciones en la que podremos encontrar más rápida y fácilmente una dirección por la que ya hayamos pasado.

Los Aceleradores consisten en elementos que situamos en los sitios web que nos interesan como si fueran puntos de libro, y que nos permiten acceder a posteriori a las páginas de nuestro interés de una forma mucho más rápida y cómoda. Por su parte, los WebSlices son elementos que se incorporan a la barra de favoritos y que nos permiten estar al corriente de las actualizaciones que se den en nuestras páginas web preferidas.

Las pestañas sufren una remodelación importante, siendo el IE el primer browser que permite asignarles un color diferente a cada una de ellas para indicar grupos. Por ejemplo, si ahora estamos navegando entre páginas de deportes y de informática, podemos asignar un color a cada una de estas actividades y colorear las diferentes pestañas según la temática de la página que haya cargada. Esta solución es muy práctica, y no creo que el resto de los navegadores tarden mucho en incorporarla, empezando por Chrome y Firefox.

Lo que si le ha costado al navegador web de Microsoft es ponerse a la altura de sus rivales en una funcionalidad que yo ya hace tiempo que considero imprescindible: que cuando se cierra, “memorice” las páginas en las que se encontraba el usuario, y las guarde para la siguiente sesión. En contraposición, Opera o Firefox hace ya tiempo que gozan de esta posibilidad.

Aunque Microsoft ha puesto especial énfasis al afirmar que su navegador web cumple a la perfección con los principales estándares internacionales, las betas de este solamente daban un resultado muy pobre en el test Acid3, sin duda el de más renombre para probar la compatibilidad de los navegadores con los estándares marcados por el W3C. Esperemos que la versión definitiva dé, en pruebas sucesivas, mejores resultados.

Para los profesionales del diseño de páginas web, decir también que se ha introducido un “debugger” en el programa, de forma que ahora podrán ver paso a paso como se ejecuta el código de su sitio web y, por lo tanto, analizar posibles errores que cometan en el uso de JavaScript entre otros. También existe un pack para personalizar la instalación y uso de esta programa (IEAK, Internet Explorer Administrative Kit), que supongo será entregado en fechas próximas.

Para finalizar, vale la pena mencionar que Microsoft ha introducido en Windows 7 un botón que permite desinstalar el Internet Explorer 8, que presumiblemente vendrá ya preinstalado en esta versión del sistema operativo cuando sea lanzado a finales de este año o principios del que viene. Esto se habría hecho para evitar la presión que últimamente está ejerciendo la Unión Europea en sopesar la posibilidad de que la compañía de Redmond haya violado las leyes antimonopolio del viejo continente.

Pese a todo, la opinión mayoritaria de aquellos betatesters que han podido ver este botón es que ha sido puesto más que nada para cumplir con el expediente, sin ningún tipo de voluntad de que aquello pase a ser una opción fácil de encontrar para los usuarios y, por ello, muy utilizada.



Por Guillem el mes de marzo del 2009

Historias relacionadas

Volver al inicio