Sistemas

Steve Jobs presentó su iPhone 3G a mitad de precio


Y si, finalmente llegó el día esperado por muchos, y si bien ya se venían anticipando las novedades que Steve Jobs estaba preparando, el director ejecutivo de Apple siempre tiene un as en la manga con el que es capaz de dejar a todo el mundo con la boca abierta. Además de ser una luz por la velocidad a la que trabaja, el nuevo iPhone 3G de 8 GB costará solamente 199 dólares y el de 16 GB, 299 dólares.

Si hacemos una comparación con el modelo anterior, valían 399 y 499 dólares respectivamente. Como vemos, el de 8 GB estaría a la mitad de precio de su predecesor, de manera que la manzanita está apuntando a masificar el uso de sus dispositivos.

Pero eso no es todo. América Móvil anunció que a partir del 11 de julio, esta unidad comenzará a comercializarse en México, y posteriormente llegará a otros países de América Latina, entre los que se incluyen Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

Así que en unos meses más, y a estos costos (aunque habrá que ver si las operadoras están todas de acuerdo según el país en el que lo comercialicen), tener un iPhone 3G ya no va a ser algo tan lejano como nos parecía a la mayoría el año pasado.

Ahora sí, después de haber dado estos datos tan relevantes y mientras me imagino lo que va a ser tener un iPhone 3G entre mis manos en poco tiempo, vamos a contar un poco las diferencias con respecto a la versión anterior y que fue lo que dio a conocer Jobs durante la conferencia para desarrolladores en San Francisco.

Video de la conferencia de Steve Jobs

En cuanto a la estructura, por lo que se pudo ver es mucho más ligero que el anterior (incluso una parte de la carcasa es de plástico) y viene en dos colores: el negro y el blanco. Al ser 3G, las velocidades con las que se maneja son sumamente superiores al otro modelo, incluso a la competencia. Jobs dio una comparación con respecto a un dispositivo Nokia, el N95, y dijo que este iPhone 3G es un 35% más veloz en el momento de cargar una página Web.

Además cuenta con GPS, por lo que nos permite ubicarnos físicamente, lo que también se logra gracias a la participación de Google Maps. Tiene una cámara muy simple de una resolución de 2 megapíxeles (tengamos en cuenta que es un teléfono y no una cámara fotográfica así que si buscamos fotos de mejor resolución, no es lo más indicado) y se puede conectar cualquier auricular sin que haya que utilizar un adaptador de por medio. Lo que no se puede hacer es grabar videos ni realizar video-conferencias. Pero realmente creo que estos son detalles menores.

Otra novedad tiene que ver con la optimización del correo electrónico: se podrá sincronizar con el Exchange de Microsoft. Y también respecto a los juegos: algunas compañías del sector están desarrollando juegos especialmente para este dispositivo. Con todas estas combinaciones, vemos que apunta a la utilización del iPhone como una herramienta laboral pero también de entretenimientos.

Además de funcionalidades y costos, también es fundamental la comercializacion del dispositivo: para fin de año, se estaría distribuyendo en más de 70 países, mientras que hasta ahora sólo está disponible en un número muy reducido. No cabe duda que Jobs está apuntando a subir ese escaso 5% del mercado que tiene actualmente, y si bien no va a ser tan sencillo alcanzar a Nokia, la dominadora del mercado de los celulares, ya se están llevando a cabo acciones que tienden por lo menos, a disminuir las diferencias. Para confirmar todo esto, piensen que para fin de año esperan tener más de 10 millones de unidades.

Digamos que también es una forma de evitar el uso de aparatos no registrados legalmente porque incluso para poder activarlo en cualquier país en el que se esté, habrá que darse una vueltita por alguno de los locales de Apple. Eso sí, en los EE.UU., que es el caso puntual que describió Jobs, cuando se adquiera un iPhone 3G habrá que firmar un contrato en el que se establece que se tendrá como mínimo dos años, abonando un costo mínimo de 69 dólares.

Después de ver todo esto, las mejores palabras para cerrar la nota son las que utilizó el mismo Jobs durante la conferencia, y si bien no reflejan el espíritu que hasta ahora viene movilizando a Apple, al parecer son las que marcan una nueva tendencia de la compañía: “Nadie se va a quedar sin un iPhone”.



Por Analia el mes de junio del 2008

Historias relacionadas

Volver al inicio