Sistemas

Nueva Ley de Radiodifusión: ¿las tecnologías informáticas quedan fuera?


Más allá de que esta nueva ley es necesaria pienso que, así como ya no tiene sentido producir copias de obras de forma centralizada, va perdiendo sentido la radiodifusión centralizada, más adelante explicaré por qué.

Claudio Morgado, argentino, Diputado nacional por el Frente para la Victoria, escribió un interesante artículo en el diario Página 12 titulado: ¿Por qué una nueva Ley de Radiodifusión?

Es sin duda un tema muy importante dado que en Argentina la ley de radiodifusión está firmada por Videla, presidente de facto de la última dictadura militar fascista, y por lo tanto no es una ley democrática, sino una ley manchada con sangre elaborada para que existan pocas formas de pintar la realidad.

Hay dos aspectos en el artículo de Morgado que desearía destacar:

1º El lenguaje difícil y oscuro

2º La cantidad de filósofos y hombres de la cultura citados

En apenas 10 párrafos, se habla de Pierre Bourdieu, George Berkeley, Giovanni Sartori, Win Wenders, Flaubert, Jaques Derrida, Hegel... todo esto para elaborar el concepto de que la democracia se vería fortalecida al incluir más personas que describan la realidad.

Eso es cierto, seguramente.

Lo que me sigo preguntando es por qué no se contempla a las tecnologías informáticas y por qué parece necesario el lenguaje oscuro para explicar algo tan simple y obvio.

mecanismos de producción simbólica

idealismo subjetivo

homo videns

legitimidad ontológica

capacidad axiológica

virtual "colonización de la subjetividad"

oferentes simbólicos

ritmo como tiempo de codificación

pensamiento “pensante”

dispositivos ficticios o artificiales, jerarquizadores

artefactualidad y actuvirtualidad

hechura ficcional

No soy quien para dar lecciones de nada, menos de periodismo, mis artículos carecen en general de buen estilo y ritmo, pero tengo derecho a cuestionar a otros a pesar de que yo mismo sea mediocre.

La nueva ley debería discutirse y ser aprobada para tener una ley de la democracia capitalista... bien, sería un avance, pero me parece productivo al mismo tiempo concientizarnos sobre el gran cambio tecnológico que se ha producido durante estos años del Siglo XXI con Internet y las nuevas tecnologías, algo que la nueva ley parece dejar de lado.

Todos podríamos ser emisores y receptores de radio en Redes Libres: existe la tecnología WiFi, una forma de transmisión de datos inalámbrica, es decir, sin cables, que nos permitiría conectar todas nuestras PCs (y teléfonos celulares con esa capacidad) entre sí, y de tal forma evitar la dependencia del Estado y de las empresas, de manera de eliminar los impedimentos ridículos que actualmente existen entre la comunicación de una y otra persona a distancia.

¿Eso está contemplado en la nueva ley? Yo no lo veo por ningún lado, quizá l@s expert@s podrían aclararlo.

La propuesta

El espíritu de la propuesta firmada por respetables activistas sociales es definitivamente muy positivo, al considerar, por ejemplo:

* la radiodifusión como un servicio esencial para el desarrollo cultural, social y educativo.

* se habla de garantizar la independencia de los medios de comunicación

* expresa que las frecuencias radioeléctricas pertenecen a la comunidad, están sujetas a tratados internacionales y legislaciones nacionales

* se propone como objetivo fundamental promover la diversidad, de igualdad de oportunidades para la participación de todos los sectores sociales en la gestión de los servicios de radiodifusión y en su titularidad, de normas antimonopólicas...

Derecho de copia

No queda claro a qué se refiere cuando se habla de establecer regulaciones que respeten los "derechos intelectuales de los artistas" y otros trabajadores del espectáculo y la comunicación... hoy en día los derechos de autor y las leyes de derecho de copia (nótese que actualmente la copia digital es algo popular, no escaso, todos pueden hacerla) representan una gran represión cultural, impidiendo el compartir canciones, películas, textos y otros productos de forma libre.

Quedaron fuera de época, junto con la "sociedad de la imprenta". Las leyes de Copyright (derecho de copia) entonces sirven a las grandes empresas como elementos de control y represión de la cultura para crear mundos mercantilistas.

Nuestra democracia debería cambiar las leyes de copyright para sumar libertades a los "usuarios" y disminuir el poder que tienen los editores y autores, de modo en que todos los ciudadanos podamos hacer lo que queramos con los objetos de nuestra cultura. Podría subsistir un sistema de derecho de copia pero muy disminuido, garantizando las libertades de los usuarios y fomentando el progreso intelectual/cultural.

El sistema de derecho de copia que tenemos hoy viene de siglos atrás, de Inglaterra, allí donde el sistema de producción era monopolizado por los editores, que establecían convenios entre sí.

Luego el monopolio del derecho de copia pasó a manos del autor, alrededor del año 1700. En ese momento no era para siempre sino por un tiempo que el autor conservaba tal derecho de copia, porque la idea central de la ley era promover la escritura básica. La Constitución de los EEUU, por ejemplo, rechazó en su momento la idea de otorgarle a cada autor el monopolio del derecho de copia sobre sus obras... la idea fue promover el progreso teniendo en cuenta el "bien público".

Por ese entonces las leyes hablaban sobre lo que la prensa debía hacer, dentro de un reglamento industrial (para regular la industria), no sobre lo que el lector debía hacer. Eran leyes casi sin penalidades y beneficiaban a toda la sociedad. No restringían a los lectores, eran fáciles de aplicar (por ser pocos los implicados), y estaban dirigidas a los editores.

Durante los inicios del Siglo 20 la imprenta se abarató, las personas con menos recursos económicos ya no necesitaron escribir copias manuscritas, algunos podían comprar libros impresos si sabían leer. Con la llegada de la era de la sociedad de redes a principios del Siglo 21, la tecnología digital masiva, Internet, ya no tiene sentido producir copias de forma centralizada para transportarlas a los lectores (u oyentes o usuarios, etc.): casi todo el mundo puede copiar.

Ahora la ley no se restringe al sector industrial, sino que se aplica a todos los ciudadanos, supone penas y es compleja de aplicar, dado que el número de "víctimas" creció rotundamente, de unos pocos editores, a todo el mundo en todas las casas... para eso se requeriría vigilar a todos... es imposible.

Continuando con la ley de radiodifusión

Luego, la mencionada propuesta de la Coalición por una Radiodifusión Democrática, habla sobre:

* la no discriminación a causa de la naturaleza jurídica de quien posea determinada frecuencia de radiodifusión

* los medios estatales deben ser no gubernamentales y públicos, se deberá destinar una frecuencia a la recepción de Radio Nacional y del canal de TV pública en todas las regiones, y al menos una frecuencia para radio y emisora de TV provincial y también para una emisora de FM municipal.

* para las universidades, al ser un servicio público pero de gestión autónoma, se deberá reservar al menos una frecuencia de radiodifusión destinada a cada Universidad pública nacional.

* técnicamente, el 33% de las frecuencias de todas las bandas deben ser reservadas a entidades sin fines de lucro.

* la publicidad no estará incluida en los contenidos de la programación (debe estar claramente separada en tandas).

* se habla de "derechos del público"

Por último, finalizando este resumen, se propone normalizar los servicios de radiodifusión para atender a las necesidades de quienes hoy no pueden acceder a una licencia para transmitir, debido a la ley 22.285 de la dictadura fascista.

Volviendo al impacto de la llegada de Internet, las tecnologías WiFi (comunicaciones inalámbricas entre computadoras, celulares, etc.), pienso que, así como ya no tiene sentido producir copias de obras de forma centralizada, va perdiendo sentido la radiodifusión centralizada mientras cada vez son más accesibles los equipos de transmisión y recepción WiFi, la sociedad va tomando conciencia de a poco sobre lo que puede producir colaborativamente (ver Wikipedia!), y el software libre se expande (ver Firefox, eMule, Ares, etc.)

Estas nuevas formas de organización, comunicación y producción cultural cuestionan las formas tradicionales de medios como la TV, la radio AM y FM, el Cine, los diarios y revistas.

Una cultura libre y redes libres podrían producir una sociedad más libre.

(Este informe fue publicado bajo la licencia GNU FDL, sin secciones invariantes: todo el mundo puede copiarlo y redistribuirlo, con o sin modificaciones)



Por Marcos el mes de agosto del 2008

Historias relacionadas

Volver al inicio