Sistemas

Dime que edad tienes y te diré qué amenazas te acechan en Internet


keyboard

Aquellos de ustedes que acostumbran a leer publicaciones sobre tecnología ya deberían estar más que avisados de los riesgos que corren por el mero hecho de ser internautas: suplantaciones de identidad, virus, cyberbulling, robo de datos bancarios,... Pero, pese a que internet es una verdadera jungla, hay formas de protegerse.

Una de estas formas de incrementar nuestra seguridad online es conocer los peligros que nos acechan para poder evitarlos. Pues bien, al respecto, una reciente investigación llevada a cabo por Kaspersky Lab, empresa rusa dedicada a la seguridad informática, revela que según la edad del individuo, este es más susceptible de caer en uno u otro tipo de trampas.

Eso es debido al distinto uso de la red de redes que hacen las personas según su generación; los que ya tenemos una edad y hace más tiempo que lidiamos con internet, estamos tal vez más acostumbrados a un ordenador, a la web, a las páginas y blogs, mientras que para los más jóvenes, su puerta de entrada a la gran red de comunicaciones mundial han sido las apps, los smartphones y tablets, y las redes sociales.

Kaspersky examina cada tipo de peligro y nos informa de a cuales somos más susceptibles de caer, según el uso que la demos a la red, la forma en que accedamos a ella, y esto, como hemos visto, va ligado a la edad.

Malware recibido a través del e-mail. El correo electrónico es una de las herramientas más veteranas de internet, más incluso que la web, por lo que no es raro que sean los mayores quienes corren mayor peligro de caer en las tretas que les llegan por aquí.

De los encuestados por Kaspersky, el 13% de los mayores de 45 años ha experimentado infecciones de malware procedentes del correo. Ninguno de los internautas entre 16 y 24 años ha visto comprometida su seguridad por esta causa. Aquí vemos la más clara diferencia generacional.

Nuestro consejo: no abrir sistemáticamente ficheros adjuntos, especialmente los que no han sido explícitamente solicitados por nosotros, incluso si proceden de fuentes supuestamente fiables (nuestros amigos puede haber sido víctimas de una suplantación de personalidad, a su vez).

Infección a través de un dispositivo USB. Prácticamente afecta por igual a todos los estratos de internautas, es un problema transversal. Y es que, incluso encontrando una llave USB tirada en el suelo, todos somos víctimas de la curiosidad que nos lleva a abrirla. Y entonces puede saltar el peligro...

Por suerte, los usuarios están cada día más alerta y es una vía de contagio cada día menos explotada.

Suplantación de una página web legítima. Nuestro periódico habitual online, la tienda en la que compramos por internet asiduamente, o aquel blog que acostumbramos a leer, todos corren el riesgo de ser tomados al asalto por cibercriminales e inyectado código maligno que lleve a la infección de quienes, sin saber nada, se adentran en sus páginas.

Tal vez por el poco uso de la web, son curiosamente los menores de entre 16 y 24 años los que más susceptibles son a caer en estas trampas, mientras que los mayores de 45 años los que menos.

Un buen software de seguridad y dudar sistemáticamente de lo que se nos ofrece (o exige) ejecutar cuando entramos en un sitio web habitual y que se sale de lo normal, son conductas a seguir.

Engañados por el ransomware. Es el malware que secuestra nuestros archivos y obliga a pagar un precio por recuperarlos.

Según Kaspersky afecta mucho más a los hombres (14%) que a las mujeres (4%), y por rangos de edad los más susceptibes de caer víctimas se encuentran en la franja que va de los 25 a los 34 años.

Los más jóvenes, de entre 16 y 24 años son los menos afectados, mientras que a partir de los 35 años vuelve a bajar bastante el porcentaje.

Pese a que nadie se encuentra libre de las amenazas online, ya vemos que estas también varían en función de los hábitos, y estos, en función de la edad.



Por Guillem el mes de agosto del 2015

Historias relacionadas

Volver al inicio