Sistemas

¿La religión ultra-linuxista?


Les invito a divertirse un rato con las palabras de un tal Eduardo Daniel Sada, quien en su blog montado sobre Software Libre (WordPress) escribe... en contra de sus ideales. Quizá cuando alguna empresa en la que se utiliza solamente software libre lo contrate, cambie de ideales y defienda a ultranza el no uso de software privativo. ¿Quién sabe? Lo que sí es claro, desmedido y cómico es el ataque prejuicioso hacia quienes solamente utilizamos y desarrollamos software libre.

La idea de tildar a quienes no utilizan software privativo de religiosos, fanáticos, ultras, talibanes y otros pseudo insultos ha sido relativamente exitosa en el ámbito de los programadores y usuarios de software libre y va a tono con "el fin de las ideologías" postulado luego del "fin del socialismo real" allá a principios de los años 90. Algo que demostró ser falso, las ideologías dominan el mundo ya entrado el Siglo XXI.

Este pensamiento (la acusación de fanatismo) le queda cómodo a la gente que no puede sostener ideas claras por un buen tiempo, a los pragmáticos y faltos de compromiso, a quienes discuten con fantasmas y ven odio hasta donde no lo hay. Una visión de este estilo es similar a la de Bush y el imperialismo norteamericano en general: inventa un enemigo caracterizado como ultra, fanático, enemigo que odia al resto del mundo, etc. De ese modo luego es más sencillo practicar una invasión a Irak o Afganistán.

Lo más destacable del artículo de Sada en Coders.me son los comentarios vertidos allí por personas respetables y conocidas del mundo del software libre: Diego Saravia, Martín Olivera y Daniel Olivera. En lugar de declarar (quizá con algo de odio, prejuicio y desprecio) que "no entendieron nada", Sada podría al menos sentirse feliz con que tipos de su talla publiquen opiniones en su blog.

Aburrido

Aconsejo no leer el resto de este artículo.

Sada habla de personas que se toman "demasiado en serio" el pensamiento del software libre. ¿Qué sería "demasiado" en este caso? Tampoco se entiende por qué el denunciar las prácticas monopólicas, los defectos técnicos, filosóficos, económicos, políticos, éticos y sistemáticos de Microsoft se ve como un insulto a quienes utilizan inconscientemente o conscientemente Windows.

Subido de tono

Sada reconoce que utiliza un lenguaje "un poco" subido de tono, por no reconocer su odio, o falta de coraje para mantener ideales, e incluso trata a quienes se niegan a utilizar software privativo como personas pertenecientes a una especie de Ku Klux Klan (un absurdo). Por eso no está fuera de tono con este disparate la imagen de un guerrillero armado con un misil llamada terroristlinux.jpg, incluida en el artículo: muy mal gusto, verdaderamente.

También confunde a sus lectores cuando cae en el absurdo de decir que MasterMagazine es "un blog dedicado al mundo del software libre". En este sitio web existen varias categorías de artículos:

Reportajes

Entrevistas

Biografías

Tendencias

Software Libre

Windows

Mercado TI

Internet

Derechos

No es menos incoherente el hecho de que Sada, por el cual no siento odio alguno, sino una especie de admiración artística y simpatía (dado que me hace divertir) diga que todos los scripts que utiliza son libres, que también usa GNU/Linux (al cual le llama Ubuntu) y demás programas como por ejemplo Firefox, mplayer, VLC, filezilla, thunderbird...

¿Qué hubiera sido de Sada sin las personas que sólo utilizan software libre? ¿Qué hubiera sido de Internet sin el SL? No existiria la web como la conocemos hoy, no existiría tampoco Wikipedia, habría mucha menos libertad sin los supuestos "ultra-linuxistas".

No existiría, por ejemplo el compilador GCC utilizado para compilar todos esos programas, dado que no existiría gente como Richard Stallman y el resto de "ultra-linuxistas" "religiosos". Es por este tipo de ataques a quienes sostienen ideales firmemente que Stallman se caracteriza a sí mismo como San iGNUcius: porque tal agresión es antigua y conviene tomársela de forma divertida.

Sada dice tener un problema con las religiones... es su problema, no veo por qué debería extenderlo a un grupo social, centrando su libido en lo que él llama "ultra-linuxismo", que no es otra cosa que el uso sensato y simple de software libre.

Dentro de los prejuicios que (ya cansado) podría comentar, Sada supone que quienes utilizan actualmente solamente software libre nunca utilizaron Windows. En verdad eso es falso: yo usé Windows desde 1993 hasta el año 2004 aproximadamente y otra gente que conozco tuvo una experiencia similar.

¿Odiamos los MP3?

Otra mentira es que odiamos los archivos MP3. Nada más lejos de la realidad. Mp3 es un algoritmo patentado y es privativo solamente allí donde las patentes de software son legales. Aquí en Argentina, por ejemplo, es ilegal patentar el software, por lo cual los programas libres MP3 (como "lame") son... libres y nadie en su sano juicio odiaría esto. De hecho en Musix GNU/Linux se incluyen compresores y descompresores de MP3 porque es un sistema producido en un país en el cual las patentes de software son ilegales.

Elegir la opresión no es una elección libre

Estoy de acuerdo con Sada en que hay que conocer para poder elegir, en lo que no acuerdo es en que elegir la opresión sea una elección libertaria o libre, o un ejercicio de libertad. Elegir la libertad es una elección libre.

Pocas veces leí un artículo tan prejuicioso en mi vida, espero que Sada sea más amable en otra oportunidad y que sepa reconocer que se lo ha tratado con amor.

Sin embargo, Eduardo Sada acierta en algo: si la licencia de algo es privativa, eso es malo. La palabra "privativo" se refiere a la privación de libertades. Bien Sada: lo felicito y lo admiro por eso, espero que sepa sostenerlo en el tiempo.

(Nótese que evité llamarlo "El Marqués de Sada" 😉 )

PD: Sada, "sabemos" va sin tilde en la "e".



Por Marcos el mes de febrero del 2009

Historias relacionadas

Volver al inicio