Sistemas

Entrevista a René Mérou, DebConf 8, Mar del Plata


Nos encontramos en uno de esos tantos campos de la pampa húmeda argentina, es un día soleado y fresco. Estoy con más de un centenar de hackers que (milagrosamente) han dejado sus notebooks en el hotel donde se organizó la DebConf 8 y disfrutaron ya de un almuerzo bien típico de nuestras tierras: asado y vino.

Pregunto a un salvadoreño si me concedería una entrevista filmada, también a un colombiano, luego a un venezolano, en un momento aparece René Mérou sonriente y se ofrece a participar, la cosa se pone mejor aún, caminamos unos metros hacia el horizonte, muy a lo lejos se puede ver algún edificio marplatense. Dispusimos tres o cuatro sillas para sentarnos en el medio del campo y charlar un poco.

Mientras Alvaro Fuentes y Héctor Colina de Venezuela nos brindan sus opiniones (ya transcribiré tales entrevistas), René aguarda el momento. Le comento que la idea es que cualquier persona pueda entender sus palabras, que el documental no está pensado para el movimiento del software libre ya constituido, sino para quienes aún no nos conocen.

Me da vergüenza decir que no tenía idea sobre quién era René Mérou. Aquí tengo su tarjeta: HISPALINUX "hacia la sociedad del conocimiento libre". En este momento, una parte de Internet se materializó frente a mis ojos.

René Mérou dice:

Me llamo René Mérou, y aunque lo parezca no soy francés, bueno, soy mitad francés pero soy español, nací en Baleares, España. Soy de la Junta Directiva de tres asociaciones de software libre, por aquello de que "bueno, se necesitaba alguien que hiciera algo" y pues, yo no digo que no, porque me resulta una responsabilidad: si se necesita hacer algo y nadie lo hace...

Junta directiva de Bulma: un sitio bastante técnico, muy conocido en el mundillo del software libre porque cuando buscas un manual muchas veces lo encuentras en Bulma; de IGLUES, que es una asociación para intentar que las empresas usen cada vez más software libre, porque las empresas son un factor importante de la sociedad: mueven dinero, mueven trabajo, entonces es importante que haya... por ejemplo, cuando nosotros empezamos no había contabilidad, no había facturación, entonces siempre el contable tenía que tener su Windows.

Hoy ya no es tan necesario, después de 5 años trabajando en el tema, fuimos los primeros que empezamos, pero ahora ya hay por todas partes gente con facturaciones y contabilidades libres, con software libre.

Marcos dice:

¿Y la idea de llevar el software libre a las empresas es una idea estratégica para llegar a todos lados, digamos?

René Mérou dice:

Es realmente importante el que las empresas lo utilicen, vamos a ver: estamos hablando de que algo que le llegue a la gente, para que le llegue a la gente la gente tiene que utilizarlo, la gente utiliza las cosas normalmente por motivos de placer o por motivos de trabajo, entonces llegar a la empresa significa llegar al mundo donde la gente trabaja, llegar a a un mundo que va a activar económicamente todo lo que pongas. Y si realmente es muy útil para las empresas, las empresas lo van a multiplicar por diez el factor de llegada, invierten dinero. Evidentemente el software es un producto industrial, entonces cuanto más afluencia económica haya, pues mejor resultado puede haber.

Aunque, en el mundo del software libre, hablando del conocimiento libre, no está tan basado en un tema económico, hay un tema de valores, incluso sin haber valor económico puede seguir funcionando, por ejemplo, la Wikipedia. Nadie cobra por meter nada en la Wikipedia, pero todo el mundo tiene el placer de meter cosas en la Wikipedia. Entonces qué es lo que conseguimos: la mayor enciclopedia que ha existido nunca... que se hizo rápido, y es contribución de, no sé, miles, millones, de todo el mundo, en todos los idiomas, en árabe, chino, español...

Entonces, el Software Libre es parecido a la Wikipedia en el sentido de que todo el mundo puede contribuir. Puede haber, y es muy interesante que lo haya, una entrada económica fuerte y un posicionamiento empresarial para conseguir unos valores técnicos y unas funcionalidades, pero aunque no haya eso, también tenemos el valor de voluntariado, el factor de la gente que le gusta tener un programa funcionando en su casa y que quiere una funcionalidad más, y que tiene la capacidad técnica de abrirlo, arreglarlo y cerrarlo... que eso es lo que es el software libre, poder modificarlo y poder dar eso que tú haz hecho a todo el mundo, cosa que no se puede hacer con un Windows.

Nosotros por ejemplo tuvimos un problema importante: no pudimos tener el Windows en Catalán, es un idioma local de la zona de Baleares, Valencia y Cataluña en España, hablada por millones de personas, no es una legua demasiado pequeñita: dentro de Europa hay lenguas más pequeñitas que tienen Estado. Pero no podíamos tener el catalán, porque no podías coger el Windows y traducirlo todo al Catalán: tiene que traducirlo Microsoft, y Microsoft quería millones y ahí hubo que darle millones, bastantes por cierto.

Actualmente, gracias al software libre, Microsoft ya no hace eso, porque si no pone el catalán, la gente se va de Microsoft y empieza a usar el Open Office, muy conocido, por cierto, y que suple perfectamente al Office sin costar ni un duro, y utiliza Linux y utiliza otros sistemas.

Sólo el factor del catalán es tan importante para la gente que habla catalán que estarían dispuestos a pasar de Microsoft, por lo tanto Microsoft ahora viendo que existe la alternativa libre se ve obligado a incluir el catalán también, siempre con un retardo, pero bueno, nunca puede llegar a ser como una enorme cantidad de gente que somos todos construyendo, no puede llegar nunca.

Marcos dice:

Te hago una pregunta, por qué...

René Mérou dice:

Ah, perdona, había un tercer factor, soy de HISPALINUX, de la junta directiva, una asociación española de software libre de unas 7000 u 8000 personas, está creciendo, que nos dedicamos a intentar que, pues en España se conozca más y que las administraciones entiendan más y hagan las leyes mejores; asesoramos, ayudamos, hacemos informes...

Ah! sobre el tema de antes, muy importante también -quizá hablo demasiado, perdona-: habeis hablado de la "neutralidad tecnológica" (Hector Colina de Venezuela tocó ese tema), en HISPALINUX también tocamos el tema, de hecho hay un par de informes sobre "neutralidad tecnológica" escritos por José María Lancho en Legalventure.com. Este tema es muy importante, y en España últimamente, gracias a que influimos y les damos nuestras impresiones, o sea, hacemos comunicación, nos comunicamos mucho, la gente que está tomando decisiones en el gobierno ha ido teniendo en cuenta más esos factores, por ejemplo, utilizar estándares abiertos, imponer que las compañías de telecomunicaciones no te puedan decir: si tu viajas por las páginas web mías pues te voy a dar mucha velocidad, pero como viajas por las páginas web de la competencia te voy a dar poca o nula velocidad, con lo cual te impedirían materialmente... te estarían haciendo una censura: ese tipo de cosas no se pueden permitir, entonces la ley hay que modificarla para poner las cosas bien.

Marcos dice:

¿Qué vendría a ser un estándar abierto?, a ver, para que se entienda... por ejemplo, ¿los documentos de Microsoft Word son estándares abiertos?

René Mérou dice:

Un estándar, a ver. Esto es una cámara, ¿vale? La cámara tiene su piecesita para conectar cristales ¿de acuerdo? La piecesita esta de aquí tiene el mecanismo para enchufar y funcionar bien, pero esta piecesita no se la puedes comprar a cualquiera, ¿de acuerdo?

Igual pasa con los aparatos de electricidad: los cargadores de teléfonos móviles y tal: tú te compras un móvil y tienes un cargador de móvil, te compras otro móvil y tienes otro cargador de móvil, te compras 5 móviles y tienes ¡5 cargadores de móviles diferentes! Entonces no son estándares.

Un estándar significa: todos tienen un único cargador de móvil, que por cierto creo que los chinos van a acabar imponiéndolo, con lo cual todos tendremos un único cargador de móviles gracias a los chinos. Un estándar significa: todos manejamos el mismo, no hace falta muchos diferentes. Significa que la empresa no te puede controlar por utilizar un mecanismo propio de la empresa.

La forma de competir de la empresa ya no sería darte algo y luego obligarte a seguir funcionando con eso, sino sería darte ese algo que dan todos, mejor que los demás.

Marcos dice:

Te hago una pregunta, entonces, en el campo de la computación, supongamos, una escuela que usa Windows y utiliza Office de Microsoft, y utiliza Word, Excel, una escuela que utiliza todo esto ¿se maneja con estándares abiertos o cerrados?

René Mérou dice:

Utiliza lo que se considera en el mundo tecnológico un estándar de facto, o sea, no es un estándar, no es un acuerdo de una serie de instituciones o de un organismo nacional acerca de cómo debería ser algo para que todos lo utilizácemos y todos salieramos, digamos, ganando lo mismo, y no hubiese presiones de unos sobre otros, sino que es casi todo lo contrario.

Un estándar de facto es algo que te han impuesto y que te lo han impuesto tan fuertemente que ya no puedes salir de eso. Es como si fuese algo obligatorio, algo que te han colado y ya no hay forma de salir de ahí.

Entonces, por ejemplo, el Office utiliza el no estándar de los .doc que todo el mundo conoce. La versión abierta, que nosotros tenemos, que sería el OpenOffice (con la libertad hay diversidad, ya lo sabes), el Kword, el Abiword, hay una serie de opciones para conseguir utilizar estándares abiertos en documentación, que son los famosos Open Document ¿vale?: estándares internacionales, por organismos internacionales sin haber tenido que hacer ningún tipo de presión anormal, o sea, eso es un estándar, lo ven, sí, funciona, vale, uno para todos, todos a partir de ahora, esto.

Es lo que hacemos todos en el mundo del software libre, lo puedes encontrar con los de BSD, con los de GNU/Linux, los puedes encontrar por todo el mundo.

Marcos dice:

Entonces vos decís que, a partir de estándares abiertos como los de OpenOffice, es más fácil después adoptar software libre ¿esa vendría a ser la estrategia?

René Mérou dice:

Bueno, es cierto que utilizando estándares abiertos, tienes libertad para luego utilizar el OpenOffice o lo que quieras, ciertamente, es una de las ventajas, lo que pasa es que un estándar abierto es... yo lo pondría casi a la par de lo que es el conocimiento libre o el software libre.

Un estándar abierto es una infraestructura pública de alto rendimiento, o sea, es como el conocimiento libre, es como la Wikipedia, nos ayuda a todos.

Marcos dice:

Un bien en sí mismo, digamos.

René Mérou dice:

Sí, es una libertad, porque un estándar que no es libre, un estándar de facto es una imposición: nosotros hablamos de libertad, pero hablamos de libertad de poder ir y comprarnos un ordenador sin que nos impongan, además, comprarnos algo más, hablamos de muchas libertades que no son de estar esclavizados, sino que son de que no te obliguen a mil y una pequeñas cosas, por motivos económicos y sin que tú puedas escapar de ellas.

Marcos dice:

Estamos hablando de libertad de comunicación, sobre el lenguaje humano, como estamos hablando voy y yo en este momento que hay aire entre nosotros y es una comunicación abierta, y es una comunicación libre, de algún modo.

René Mérou dice:

Que nadie controla mediante patentes, nadie puede decirte que tú no puedes hablar conmigo, cosa que sí pueden hacer con los estándares que tienen patentes dentro, estándares de facto. Incluso algunos estándares que son considerados estándares por algún organismo internacional tienen patentes dentro, eso significa que tú para hablar conmigo tenéis que pagar dinero, entonces siempre hay que buscar la forma de hablar conmigo sin tener que pagar dinero, de una forma que sea eficaz tecnológicamente -y normalmente el software libre suele ser bastante eficaz-, de una forma que sea humana en valores, que el software libre tiene bastantes valores, valores de mucho peso, no sólo la libertad: hablamos de una forma de construirse parecida a la ciencia, de la solidaridad, hablamos de la privacidad.

Bueno, lo habréis oído ya muchas veces, pero el hecho de que si yo veo un vídeo, el título del vídeo viaja por Internet y, si yo veo un vídeo de pornografía o de, yo que sé, de sindicatos, ¿por qué Microsoft tienen que enterarse de lo que estoy viendo yo? En todas las constituciones mundiales, en la declaración universal de los derechos humanos, artículo 12 si no recuerdo mal, está la privacidad como base de la sociedad... y sin embargo nos la están...

... y además es que ni siquiera nos lo dicen, tú pones buscar un fichero en el Windows, y la búsqueda que tú has hecho, del fichero o programa, va a viajar a Internet y se va a Microsoft a decirle qué estás buscando en tu ordenador.

Marcos dice:

O sea que Windows viola tu privacidad porque le da datos a Microsoft sobre lo que vos hacés, sobre cómo es tu vida.

René Mérou dice:

Fuertemente, fuertemente, sí, esto hace unos años sería un crimen gravísimo. En la Constitución Española, el miedo a este tipo de cosas está tan fuerte que lo cerraron incluso demasiado, diciendo que tú no podías hacer tratamiento automático de información con un ordenador, o sea, tú no podías, con un ordenador estudiar el comportamiento de un montón de gente, cosa que actualmente lo hace casi todo el mundo, incluso las páginas web, ¿no? O sea, el peligro que hay detrás es tan grave, que llegaban a extremos de ese tipo.

Pero, lo básico: que no sepa lo que yo estoy mirando quien yo no quiera que lo sepa, el software privativo no te lo respetará, y no te lo respetará nunca, el software libre sí, porque es para el usuario, y si al usuario no le gusta algo, alguien lo cambia, lo mejora y el usuario coge el que esté mejor.

Marcos dice:

Bien, como último detalle quería saber por qué estás acá en la Conferencia Debian 2008 en Mar del Plata, Argentina, y, bueno, cómo sentís Argentina, y esos detalles.

René Mérou dice:

Ah, pues, cómo lo siento: encantado. Yo disfruto, a mí se me nota, al hablar se me tiene que notar, a mi me encanta venir aquí, me encantan los diferentes congresos que hay de software libre, Debian es el tercero: estuve en Helsinki y estuve también en Edimburgo, este es el tercero, yo disfruto un montón de los amigos, y haces amigos nuevos, notas que compartes valores que para tí son muy muy importantes y que con otra gente te cuesta más compartir, entonces aquí de seguida hablas un poco y es que notas que hablas de lo mismo, que te entienden, que han tenido las mismas experiencias con Windows, que han luchado de formas paralelas para conseguir libertades puntuales en determinadas cosas igual que tú, y que están en la misma luicha que tú, el mismo padecimiento, las mentiras que cuentan acerca de nosotros, acerca de si nuestro software es menos bueno, si es más difícil: ¡es más fácil!

Yo en el último computador que me compré meter el puñetero Windows me costaba bastante más que meter el Linux, y como yo hay cientos de testigos de este tema, o sea, estás con un montón de gente que aprecias, que disfrutas.

Y Argentina (señala el paisaje): ¡enorme!, Mallorca es pequeñito, a unos 45 minutos de coche estás en cualquier parte de Mallorca, aquí en 45 minutos no has salido de ninguna parte... desde el avión... bueno, a mí me encanta mucho hacer fotos de nubes, tengo una página web de nubes y tal, y bueno, tenéis una tierra linda, y hablar castellano con vosotros es... es que en otros sitios tienes que hablar otros idiomas, me gusta hablar en otros idiomas ¿eh?, que conste, pero hablar así el español y hablar así con esa fluidez...

Marcos dice:

Bueno, ahora vamos a ver si traducís un poco lo que nos dice el amigo francés.

René Mérou dice:

Venga, sí, encantado.

Mérou, además de ser muy didáctico, probablemente ha detallado el sentir de casi todos los hackers reunidos en Mar del Plata a mediados de agosto de 2008. Ahora nos diponemos a charlar con Chistian Perrier.

(Esta entrevista fue publicada bajo la licencia GNU FDL, sin secciones invariantes: todo el mundo puede copiarla y redistribuirla, con o sin modificaciones, de modo comercial o no comercial, citando la fuente)



Por Marcos el mes de agosto del 2008

Historias relacionadas

Volver al inicio